18/98

21 Dic, 2005

Cerca de 200 personas asisten al acto público del día 20

Crónicas — Escrito por entorno @ 20:53

“Salvajada”, “desastre”, “disparatado”,”injusto”, “monstruosidad”. Estos fueron algunos de los adjetivos con los que se calificó el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra 59 encausados en el sumario 18/98.

En el Debate Público sobre la Criminalización de la Desobediencia Civil en el sumario 18/98 celebrado ayer en Madrid participaron Pepe Uruñuela y Sabino Ormazábal, encausados en la pieza de la Fundación Joxemi Zumalabe. Junto a ellos y acompañándolos, estuvieron Jonan Fernández, de Elkarri, el abogado Pepe Galán, el ensayista Santiago Alba Rico y el escrito Bernardo Atxaga.

Ante un auditorio repleto, de más de un centenar de personas, entre los que se encontraba el cineasta Montxo Armendáriz, el abogado navarro Pepe Uruñuela señaló que “todo el sumario es una salvajada”. Para Pepe, “ a medida que pasan las semanas te das cuenta de que no es una pesadilla o un mal sueño, que realmente te están acusando de crear una estructura de desobediencia civil al servicio de ETA. Para mí la desobediencia civil es una forma de luchar incompatible con actitudes de tipo violento, de tipo terrorista. Te están acusando de algo que consideras absolutamente incompatible”. Para Uruñuela, “sacarte el carné de identidad vasco no es desobediencia civil. Es un acto de nacionalismo soberanista. En una campaña de apoyo a los sin papeles devolvimos nuestros carnés. Yo no quiero ningún carné, ni español ni vasco”.

Añadió que “se está intentando ligar la desobediencia civil del movimiento antilimitarista, del movimiento antiguerra a todo lo contrario” y denunció “la utilización que en estos momentos se hace del terrorismo para deslegitimar y criminalizar cualquier tipo de idea que les interesa. Como en la época del franquismo, en el que todo disidente era comunista y debías constantemente autodefinirte y diferenciarte de los otros”.

Sabino Ormazábal recordó que “se nos acusa de desestabilizar el orden constitucional por órdenes de ETA mediante la desobediencia civil”. Sin embargo, “en la Fundación hubo siempre muchos colores, muchos matices, capaces de trabajar conjuntamente.” Explicó que había miles de grupos sociales alrededor de la Fundación y que “nunca hizo campañas ni desobediencia civil: tan sólo posibilitaba que se discutiera.La Fundación tenía un papel de mediador entre movimientos sociales”.

También observó que “1.700 personas se autoinculparon. 10 personas están encausadas pero hay 100 personas más que constan con nombres y apellidos en el sumario y que abarcan un espectro tan amplio como estar a favor de la legalización de la marihuana o partidarios de la desaparición de los peajes de carretera y que en esos ámbitos hacen desobediencia”.

Según Pepe Uruñuela, entre la policía “se ha instaurado la ciencia de la “etalogía”. Son expertos en decir quién es de ETA. “Usted es de ETA”, te dicen, y yo sin enterarme. Y ¿cómo demuestras que no lo eres? Todos los principios que me enseñaron en la carrera de derecho han cambiado al parecer y no lo sabíamos”.

También denunció la “capacidad de la sociedad para mirar para otro lado”. En este sentido, Santiago Albo Rico constató que “nos escandalizamos más por el juicio de Sadam Husein que por el juicio del 18/98” y denunció que “este sumario es el equivalente jurídico y político de lo que han sido los bombardeos de Faluya o las bombas de ETA en Hipercor o las de Al Qaeda en Atocha”.

Para Jonan Fernández, de Elkarri, que señaló que es amigo personal de Sabino Ormazábal y de Pepe Uruñuela, el sumario es una “quiebra total y radical de las reglas de juego del sistema de garantías democráticas y el sistema judicial”.

Constató que, como ha ocurrido con Elkarri, “cualquier coincidencia mayor o menor con el discurso de ETA, te hace ser considerado colaborador de ETA” Para Fernández, hay que denunciar el prejuicio en el que se basa el sumario.”La Fundación Joxemi Zumalabe por lo visto promovió la desobediencia civil en un documento, desobediencia civil que coincide con una estrategia de ETA. De ahí que se les pase a considerar colaboradores de ETA. Esto subraya la idea de prejuicio, es un proceso al servicio del prejuicio. No hay garantías, no hay pruebas. Se ha realizado una inversión de todos los procedimientos judiciales. El juicio es un desastre”.

Fernández destacó que el sumario se basa en el dogmatismo de considerar que toda la razón está de un lado, lo que “es fatal. ETA mata porque piensa que tiene toda la razón. También en la época de Aznar el Gobierno tenía la convicción de que tenía toda la razón, toda la verdad, lo que llevó a instalar de manera definitiva el concepto de que todo vale, de que el no está conmigo está contra mí. El dogmatismo del poder con autoritarismo e imposición. Las asociciones debemos alejarnos del dogmatismo como de la peste. Nuestra causa no tiene valor absoluto, no está por encima de todos. Hay que reflexionar qué es primero: la persona o el objetivo. Cuando el objetivo se convierte en lo primero, el fin justifica los medios, el todo vale. Sólo la perspectiva ética es la que justifica el fin y los medios. Debemos insister en un existencialismo ético. El futuro del asociacionismo es la noviolencia”, destacó.

Para Bernardo Atxaga, “es un juicio injusto, disparatado. Todos los que conocemos a los encausados podríamos poner la mano en el fuego por ellos”. Advirtió de que “ahora son del País Vasco, pero en el futuro los perseguidos pueden ser de cualquier lugar, de cualquier raza, con cualquier idioma”.

El abogado Pepe Galán destacó “que la pena de banquillo nunca es más pena que en estos macroprocesos que duran meses” y denunció que se está instaurando un derecho penal anticipatorio.

Según Ramón Fernández Durán, de Ecologistas en Acción, “el objetivo del acto no es sólo de solidaridad con los procesados, sino también para impulsar un debate político entre los movimientos sociales de aquí y del País Vasco. Queremos impulsar una reflexión crítica, potente” en este contexto de “criminalización de los movimientos sociales, de la disidencia. Se han ido rompiendo los puentes entre los movimientos de Euskaherria y del resto del Estado y queremos abrir una reflexió a ese nivel.”

En el acto se desplegó el Kaiera, para que los asistentes pudieran expresar su solidaridad con todos los encausados, y se informó también de la situación del conjunto del sumario. El acto pretende tener continuidad, ayudando a impulsar también un debate político abierto y profundo entorno a estas cuestiones.


comentarios

Powered by LifeType