El Pepino español vs #spanishrevolution

| | Comentarios (2) | Retroenlaces (0) | Anterior

Ayer me ponía en modo paraonico con la noticia que se extendía por Europa como la pólvora: el pepino español -y por extensión, cualquier producto hortofrutícola- está siendo retirado de mercados y bloqueada su entrada en los países europeos porque el gobierno alemán lo acusa de ser el causante de la muerte de -ya van- 14 personas y 329 afectad@s en Alemania, y subiendo, por una cepa mortal de E-coli.

Me parece muy conveniente lo que decía Vila-Matas en El País, que esta #spanishrevolution debe contarse -narrarse- con la complejidad que requiere, aunque creo que él podría hacerlo perfectamente -y si no no ha entendido el carácter de este movimiento-, y a corto plazo hay cuestiones que sin ser las más interesantes, veo puntos de convergencia.

Si echo un vistazo rápido a los periódicos, parece evidente que el tema del pepino ha desplazado a #spanishrevolution justo cuando la extensión -el dónde, Europa- estaba comenzando y pudiera esto convertirse en #europeanrevolution. Igual estoy pensando como Chávez con el tema de Libia, y que de alguna forma "recordaba" en el documental de Oliver Stone sobre el cambio en Latinoamérica (Al sur de la frontera, emitido por La2 el domingo), que en Libia lo que hay es una gran reserva de petróleo como en su día la hubo -sigue existiendo, ya controlada por EE.UU.- en Irak o en Venezuela -aquí no pudieron; y los otros temas, como quizás diría García-Calvo -la democracia, las libertades- son secundarias y se emplean dentro de la estrategia principal: el control de los recursos, el control del petróleo.

Pero también, esta crisis del pepino parece una oportunidad para revisar la agroindustria en España.

El pasado 10 de octubre Telecinco emitía un capítulo de CSI Miami cuyo argumento se basaba en la muerte de una joven de la que al principio se piensa fue envenenada, pero todo cambia cuando el sospechoso, el novio, fallece. Allá van Horatio y su equipo a una explotación -en el sentido más literal del término y que probablemente sea igual que las explotaciones de nuestro ahora venerado invernadero del sureste (Almería, Murcia)- y se abren vías narrativas, ambas interesantes para el resultado de la historia y también para conocer sobre el negocio de la agroindustria:

0. Un previo: los productos son ecológicos. Ellos han comido -creo recordar que eran vegetarianos- en un restaurante vegetariano y de ahí llegan al productor, que lejos de ser un pequeño huerto es una gran empresa. Moraleja: ser vegetariano te puede matar y además -en este caso- formas igualmente parte del sistema.

1. Los problemas de los pequeños agricultores: explotaciones que sufren el envite de la agroindustria en cuanto a precio; que sufren de las grandes porque normalmente utilizan semillas transgénicas que contaminan sus cosechas; que sufren a los distribuidores -intermediarios- porque ponen precio (baste recordar el reportaje "Lo que vale un pimiento", emitido un mes después en La2, aunque ya no se puede ver), fechas de recogida, etc.

2. Los problemas que salen poco, no se ven interesantes o no salen: la explotación laboral de los trabajadores de estas explotaciones agrarias, las duras condiciones bajo los invernaderos con altas temperaturas; insecticidas a granel; habitáculos, en el mejor de los casos, ofrecidos como viviendas a jornaleros, migrantes en condiciones de irregularidad... Recordemos los acontecimientos que por estos lares vivimos en El Ejido, y que señalaron condiciones de explotación que probablemente sean la punta del iceberg de una situación generalizada.

3. El foco del problema: una reguera que viene contaminada de una explotación ganadera que pertenece a la misma empresa que la gran agroindustria de donde viene la producción contaminada por la bacteria E-Coli. El aprovechamiento del agua, los recursos hídricos, las condiciones de salubridad de las explotaciones ganaderas y/o la granja-factoría...

¿Conclusión? regaron con aguas fecales esta singular agro-maquila -al contrario que el cuidado que tienen lxs pequeñxs agricultorxs- y una cepa mortal de la bacteria E-Coli se ha producido en ese escenario, quizás por el componente novedoso de utilizar semillas transgénicas, quizás por las condiciones de salubridad de la explotación ganadera, por todo... el gerente de la empresa valoraba así la cuestión: "¿pueden un par de muertes poner en cuestión nuestro modelo productivo?" Horatio, como siempre, no entró al trapo, le acusó de lo que fuera y punto.

En esta "#crisisdelpepino" que ha desplazado de los mass mierda a la #spanishrevolution, el sector -de la ¿agroindustria?, de los ¿pequeñas explotaciones?- sugiere que la cepa viene del mercado -imagino un centro de distribución- a donde llegaron los pepinos en Alemania, a Hamburgo.

Esa hipótesis parece explicar casos como los de la corredora vallisoletana que quedó cuarta en el maratón de Hamburgo y que no había comido ni aquí ni allí pepino. En la noticia de la SER apuntan al abono empleado en las explotaciones de Hamburgo. También explicaría el caso del jubilado español que viajó recientemente a Alemania y se encuentra hospitalizado de gravedad en Donostia.

En cualquier caso, sería bueno que la #spanishrevolution, la #eurorevolution o la #worldrevolution incorpore -sí, este proceso de toma de conciencia es tan lento que a veces a uno le gustaría tomar la pastilla roja y ver con claridad lo que nos rodea, y que otrxs pudieran hacerlo- el debate sobre la soberanía alimentaria, es clave.

Por cierto, no he podido evitar recordar la canción "El festín" de N-KO: dioxina, toxina...

  (Pertenece al LP "Bboy coleando", disponible para su escucha y descarga en Jamendo con licencia Copyleft)

Actualización

El comentario de Johny apunta a un artículo de kaosenlared que enlaza un reportaje de investigación del diario británico The Guardian que denuncia la "explotación de cientos de miles de inmigrantes" en los invernaderos almerienses para "poner verduras en la cesta de la compra de los británicos".

Según informa la cabecera a través de un artículo titulado Spain's salad growers are modern-day slaves, say charities, las condiciones de los trabajadores sin papeles en el sur de España se corresponde con las de "la esclavitud moderna". Y para apoyar esta tesis se sirve de cuatro puntos:

  • Los trabajadores migratorios procedentes de África que viven en chozas hechas de cajas viejas y láminas de plástico, sin servicios sanitarios o el acceso al agua potable.
  • Los salarios que son habitualmente menos de la mitad del salario mínimo legal.
  • Los trabajadores sin papeles se les dice que serán reportados a la policía si se quejan.
  • Las denuncias de la segregación impuesta por el acoso policial cuando los trabajadores africanos perdidos fuera de las zonas de invernadero en las zonas turísticas

"La Costa del Sol es famosa por sus turistas y playas, pero justo detrás de ellos hay un mundo oculto de de invernaderos industriales donde inmigrantes africanos viven en condiciones extremas", explica The Guardian en un artículo firmado por Felicity Lawrence que ha investigado esta industria del sur de España, que facturan 2 mil millones de euros al año.

Enlazo desde aquí el vídeo del reportaje (en inglés, con subtítulos en inglés):

Comentarios

Me pregunto si buscan sembrar desconcierto o tienen intenciones mas amplias.

azogue | 01/06/2011, 13:11

Estos días he estado recordando el libro “La doctrina shock. El auge del capitalismo de desastre”, de Naomi Klein. En donde relata unos documentales de los años 40 donde describen los hallazgos de la psiquiatría en el tratamiento de enfermos mentales por electroshock, http://www.youtube.com/watch?v=nujp68Ay9gk.

Klein se vale de esta metáfora para describir el efecto de la aplicación de las teorías de la economía neoliberal sobre sociedades convulsionadas y advierte que las consecuencias no son accidentales. "Milton Friedman entendió que la atmósfera creada por una crisis de gran escala proveía el necesario pretexto como para invalidar los deseos expresos de los votantes y entregarles la economía del país a los «tecnócratas»".

En relación a las alertas sanitarias, alimentarías,…. solo recordar la campaña miedo-mediática de la gripe aviar, de la gripe A,….. brutal, todos los días, a todas la horas, exceso de información, opiniones, estudios, ... con palabras como pandemia, catástrofe, crisis sanitaria, miles de muertes, población de riesgo, tamiflú, vacunación masiva, ... No nos hablaron de los científicos de la OMS que decretaran la alerta y su vínculos con las farmacéuticas, ni de los millones de vacunas tiradas, ni de los beneficios a los laboratorios,…… en fin campañas de shock, miedo y terror sistemático.

Otro Nóbel Joseph Stiglitz, escribió sobre el libro: "Algunos lectores podrán tomar los conclusiones de Klein como evidencia de una conspiración gigante, algo que ella se apresura a desmentir. No son las conspiraciones las que destrozan al mundo, sino las decisiones equivocadas, las políticas erróneas y una pequeña y gran medida de injusticia que se adiciona. Con todo, estas decisiones están guiadas por intenciones más amplias".

Sobre el punto 2

Johnny | 01/06/2011, 11:35

un artículo para ampliar un poco el punto 2 que comentas.

http://www.kaosenlared.net/noticia/the-guardian-denuncia-esclavitud-moderna-almeria