Libia, capítulo aparte

| | | Retroenlaces (0) | Siguiente | Anterior

Hoy mismo Juan Ramón Lucas decía, y es un lugar común de los mass media que ha llegado hasta todos los rincones de nuestra sociedad, que lo que pretenden quienes están detrás de las revueltas en los países norafricanos, árabes, musulmanes o como les llamen según se equivoquen en un momento u otro es su "aspiración de vivir como nosotros". Y así aunque "entendemos" que estos pueblos se levanten contra sus sátrapas, lo tememos también por la dependencia energética, económica y migratoria. Pretendemos que esto acabe como en Túnez, donde parece que ya pasó todo; o Egipto, donde un ejército fuerte ha dicho que en seis meses habrá algo parecido a la democracia.

Santiago Alba-Rico se mostraba ilusionado hace unos días, cuando era Túnez quien protagonizaba las noticias, y daba un dato poco conocido por poco difundido: en las revueltas de Túnez se veían dos pancartas, la bandera de Túnez y el Che Guevara; y los referentes políticos preferidos eran Fidel Castro y Hugo Chávez. Todo esto no ha salido en ningún medio, aunque sí que se colara en las imágenes alguna imagen del Che, y todo parece reconducirse maquiavélicamente, una vez han triunfado las revueltas, hacia la "normalización" democrática. Mientras, la UE hace malabarismos y EE.UU., con la tranquilidad de la distancia, dice lo que siempre ha dicho aunque estuvieran invadiendo Panamá o Granada o su dinero matara a sacerdotes en El Salvador, mientras en el Consejo de Seguridad de la ONU volvía a bloquear una condena a Israel por sus colonias en Cisjordania y mientras Israel ha lanzado el mayor ataque aéreo contra Gaza desde la guerra de 2008.

Con Libia parece se está truncando la posibilidad de que su proceso sea ejemplarizante y se asocie de alguna forma a los movimientos emancipatorios de Latinoamérica, y esto es lo que advierten Santiago Alba Rico y Alma Allende en su artículo Del mundo árabe a América Latina y que reproduzco a continuación. En estos días, se ha sabido que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó a Gaddafi para mostrarle su apoyo. Ortega no es un referente para nadie, afortunadamente, pues este líder del emblemático FSLN, aliado del ALBA y con muy poco parecido con Cuba o Venezuela ha llevado al sandinismo a su mínima expresión: su descrédito más absoluto. Y Fidel Castro, lejos de mostrar alguna simpatía o siquiera hacerse preguntas sobre lo que estaba ocurriendo, se mostraba alerta por la posibilidad de que la OTAN intervenga en Libia), después de que el ministro de Exteriores del Reino Unido dijese que Gaddafi había huido del país camino de Venezuela, en una clara estrategia de mostrar las miserias del enemigo ocultando las propias. Por su parte, Chávez ha guardado silencio y esto ha sido ampliamente señalado por los medios de extrema derecha, pero Maduro -ministro de Exteriores- sí que ha hablado mezclando el discurso de la hipocresía de Occidente, por su apoyo a los gobiernos de Irak, Afganistán o Paquistán, y la alerta por la injerencia en la soberanía Libia y desestabilizacion de la OPEP. Sin embargo Fidel ha dado un paso atrás para centrar sus preocupaciones en que en Libia se muestre de nuevo el cinismo de Occidente, por las distintas varas de medir según qué país, qué conflicto, qué ciudadanos, etc.

El caso español es cínico e incluso vomitivo, como demostraba el descodificador y como puedes comprobar si escarbas un poco no ya en la hemeroteca sino en las noticias de nuestros diarios online de hace apenas dos años. Por ejemplo, encuentras noticias como ésta en la que el Jefe del Estado y rey Juan Carlos I visitaba Trípoli en 2009, llamaba su "hermano" a Gaddafi y obtenía del mismo la garantía de que no "nacionalizaría el petróleo", salvaguardando los intereses de Repsol.

Todo ocurre más rápido de lo que da tiempo a analizar. Probablemente, si la presión es tan grande y Gaddafi no tiene más remedio que irse, si es listo podrá estar el próximo verano como Tejero, pasando sus vacaciones en la isla de La Palma o en cualquier otro paraíso artificial del Golfo Pérsico.

De lo que ocurra en Libia, parece que va a depender buena parte de lo que ocurra en otros países: Bahrein, Arabia Saudí, Yemen, Camerún, Costa de Marfil. Y no sólo por la influencia de Gaddafi en la Unión Africana. Por eso, de momento, recomiendo el artículo de Alba Rico y Allende y el programa Dossier de Telesur, donde Walter Martínez hacía un repaso de los acontecimientos de los últimos días y una de cuyas frases da título a este artículo:

Qué pasa con Libia

Del mundo árabe a América Latina

Santiago Alba Rico y Alma Allende. Rebelión

Tenemos la impresión de que un gran proceso emancipatorio mundial puede verse abortado por la implacable ferocidad de Gadafi, la intervención estadounidense y la poca clarividencia de América Latina. Describiríamos así la situación: en una zona del mundo ligada de nuevo por fuertes solidaridades internas y de la que sólo se esperaba letargo o fanatismo ha surgido una oleada de levantamientos populares que amenaza con hacer caer, uno detrás de otro, a todos los aliados de las potencias occidentales en la región. Con independencia de las muchas diferencias locales, estos levantamientos tienen algo en común que, por cierto, los distingue radicalmente de las "revoluciones" rosadas y naranjas promovidas por el capitalismo en la órbita ex soviética: demandan democracia, sí, pero lejos de estar fascinadas por Europa y los EEUU son depositarias de una larga, arraigada, radical tradición antiimperialista forjada en torno a Palestina e Iraq. No hay en los levantamientos populares árabes ni asomo de socialismo, pero tampoco de islamismo ni -lo más importante- de seducción eurocéntrica: se trata al mismo tiempo de una revuelta económica y de una revolución democrática, nacionalista y anticolonial, lo que abre de pronto, cuarenta años después de su derrota, una inesperada oportunidad para las izquierdas socialistas y panarabistas de la región.

La América Latina progresista, cuyos pioneros procesos emancipatorios constituyen la esperanza del antiimperialismo mundial, debería apoyar en estos momentos al mundo árabe sin reservas, adelantándose a la estrategia de las potencias occidentales, desbordadas por los acontecimientos y a las que Gadafi está dando la oportunidad de un regreso -militar quizás, pero sobre todo propagandístico- como paladín de los derechos humanos y la democracia. Ese discurso es poco creíble en esta zona del mundo, donde Fidel y Chávez gozan de un enorme crédito popular, pero si América Latina se alinea, por activa o por pasiva, con el tirano, no sólo los contagiosos avances populares, que lamen ya Europa y se han trasladado a Wisconsin, se verán irremediablemente detenidos, sino que se producirá una nueva fractura en el campo antiimperialista que los EEUU, siempre vigilantes, relojeros del mundo, aprovecharán para recuperar el terreno perdido. Algo de eso puede estar ya ocurriendo como resultado de una combinación de desconocimiento y de antiimperialismo esquemático y sumario. Los pueblos árabes, que vuelven a la escena de la historia, necesitan el apoyo de sus hermanos latinoamericanos, pero es sobre todo la relación de fuerzas mundial la que no puede permitirse una vacilación por parte de Cuba y Venezuela sin que Cuba y Venezuela sufran también las consecuencias y las sufran con ellos América Latina y las esperanzas de transformación a nivel planetario.

Podemos alegar que sabemos poco de lo que ocurre en Libia y sospechar de las condenas occidentales, mediáticas e institucionales, de los últimos días. Podemos quedarnos en eso. Los imperialistas son más inteligentes. Ellos, que tienen muchos intereses concretos en la zona, han defendido hasta el final a sus dictadores, pero cuando han comprendido que eran insostenibles los han dejado caer y han elegido otra estrategia: apoyar procesos democráticos controlados, seleccionar minorías postmodernas como motor de cambios limitados y desplegar sin pudor, a sabiendas de que la memoria es corta y los reflejos de la izquierda muy inmediatos, un nuevo arco iris de retórica democrática. Habrá que oponerse a cualquier injerencia occidental, pero no creo, sinceramente, que la OTAN vaya a invadir Libia; lo que sí nos parece es que esta amenaza, apenas apuntada, tiene el efecto de enredar y emborronar el campo antiimperialista, y esto hasta el punto de hacernos olvidar algo que sí deberíamos saber: quién es Gadafi. Olvidarlo puede producir al menos tres efectos terribles: romper los lazos con los movimientos populares árabes, dar legitimidad a las acusaciones contra Venezuela y Cuba y "represtigiar" el muy dañado discurso democrático imperialista. Todo un triunfo, sin duda, para los intereses imperialistas en la región.

Gadafi ha sido durante los últimos diez años un gran amigo de la UE y de EEUU y de sus dictadores aliados en la zona. Baste recordar las incendiarias declaraciones de apoyo del Calígula libio al depuesto Ben Alí, a cuyas milicias muy probablemente proporcionó armas y dinero en los días posteriores al 14 de enero. Baste recordar también la dócil colaboración de Gadafi con los EEUU en el marco de la llamada "guerra antiterrorista". La colaboración política ha ido acompañada de estrechos vínculos económicos con la UE, incluida España: la venta de petróleo a Alemania, Italia, Francia y EEUU ha sido paralela a la entrada en Libia de las grandes compañías occidentales (la española Repsol, la británica British Petroleum, la francesa Total, la italiana ENI o la austriaca OM), por no hablar de los suculentos contratos de las constructoras europeas y españolas en Trípoli. Por lo demás, Francia y EEUU no han dejado de proporcionarle armas para que ahora mate desde el aire a su propio pueblo, siguiendo el ejemplo de la Italia imperial desde 1911. En 2008 la ex secretaria de Estado Condoleeza Rice lo dejó muy claro: "Libia y Estados Unidos comparten intereses permanentes: la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el comercio, la proliferación nuclear, África, los derechos humanos y la democracia".

Cuando Gadafi visitó Francia en diciembre de 2007, Ayman El-Kayman resumió la situación en un párrafo que reproduzco aquí: "Hace casi diez años, Gadafi dejó de ser para el Occidente democrático un individuo poco recomendable: para que le sacaran de la lista estadounidense de Estados terroristas reconoció la responsabilidad en el atentado de Lockerbie; para normalizar sus relaciones con el Reino Unido, dio los nombres de todos los republicanos irlandeses que se habían entrenado en Libia; para normalizarlas con Estados Unidos, dio toda la información que tenía sobre los libios sospechosos de participar en la yihad junto a Bin Laden y renunció a sus "armas de destrucción masiva", además de pedir a Siria que hiciese lo mismo; para normalizar las relaciones con la Unión Europea, se transformó en guardián de los campos de concentración, donde están internos miles de africanos que se dirigían a Europa; para normalizar sus relaciones con su siniestro vecino Ben Alí, le entregó a opositores refugiados en Libia".

Como se ve, Gadafi no es ni un revolucionario ni un aliado, ni siquiera táctico, de los revolucionarios del mundo. En 2008 Fidel y Chávez (junto a Mercosur) denunciaron justamente la llamada "directiva de la vergüenza" europea que reforzaba la ya muy severa persecución en Europa de la humanidad desnuda de las pateras y los muros. De todos los crímenes de Gadafi quizás el más grave y el menos conocido es su complicidad en la política migratoria de la UE, particularmente italiana, como verdugo de emigrantes africanos. Quien quiera una amplia información sobre el tema puede leer Il Mare di mezzo, del valiente periodista Gabriele del Grande, o acuxdir a su página web, Fortresseurope, donde se recogen algunos documentos espeluznantes. Ya en 2006 Human Rights Watch y Afvic denunciaban los arrestos arbitrarios y torturas en centros de detención libios financiados por Italia. El acuerdo Berlusconi-Gadafi de 2003 puede leerse completo en la página de Gabriele del Grande y sus consecuencias se resumen sucinta y dolorosamente en el grito de Farah Anam, fugitiva somalí de los campos de la muerte libios: "Prefiero morir en el mar que regresar a Libia". A pesar de las denuncias que hablan de verdaderas prácticas de exterminio -o precisamente por ellas, que demuestran la eficacia de Gadafi como guardián de Europa- la Comisión Europea firmó en octubre una "agenda de cooperación" para la "gestión de los flujos migratorios" y el "control de las fronteras", válido hasta 2013 y acompañado de la entrega a Libia de 50 millones de euros.

La relación de Europa con Gadafi ha rozado la sumisión. Berlusconi, Sarkozy, Zapatero y Blair lo recibieron con abrazos en 2007 y el propio Zapatero lo visitó en Trípoli en 2010. Incluso el rey Juan Carlos se desplazó a Trípoli en enero de 2009 para promocionar a las empresas españolas. Por otro lado, la UE no dudó en humillarse y disculparse públicamente el 27 de marzo de 2010 a través del entonces ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, por haber prohibido a 188 ciudadanos libios la entrada en Europa a raíz del conflicto entre Suiza y Libia por la detención de un hijo de Gadafi en Ginebra acusado de maltratar a su personal doméstico. Aún más: la UE no emitió la menor protesta cuando Gadafi adoptó represalias económicas, comerciales y humanas contra Suiza ni cuando efectuó un llamamiento a la guerra santa contra este país ni cuando declaró públicamente su deseo de que fuera barrido del mapa. Y si ahora estos amigos imperialistas de Gadafi -que ven cómo el mundo árabe se voltea sin su intervención- condenan la dictadura libia y hablan de democracia, entonces nosotros vacilamos. Aplicamos las plantillas universales de la lucha antiimperialista, con sus teorías de la conspiración y su paradójica desconfianza hacia los pueblos, y pedimos tiempo para que se disuelva la nube de polvo que levantan las bombas lanzadas desde el aire -a fin de estar seguros de que debajo no hay un cadáver de la CIA. Eso cuando no apoyamos directamente, como el gobierno de Nicaragua, a un criminal cuyo contacto más liviano sólo puede manchar para siempre a cualquiera que se reclame de izquierdas o progresista. No es la OTAN quien está bombardeando a los libios sino Gadafi. "Fusil contra fusil" es la canción de la revolución; "misil contra civil" es algo que no podemos aceptar y que, aún antes de hacernos preguntas, debemos condenar con toda energía e indignación. Pero hagámonos también las preguntas. Porque si nos hacemos preguntas, las respuestas que tenemos -por pocas que sean- demuestran además de qué lado deben estar en estos momentos los revolucionarios del mundo. Ojalá caiga Gadafi -hoy mejor que mañana- y América Latina comprenda que lo que ocurre en estos momentos en el mundo árabe tiene que ver, no con los planes maquiavélicos de la UE y EEUU (que sin duda maniobran en la sombra), sino con los procesos abiertos en Nuestra América, la de todos, la del ALBA y la dignidad, desde principios de los años 90, siguiendo la estela de la Cuba de 1958. La oportunidad es grande y puede ser la última para revertir definitivamente la actual relación de fuerzas y aislar a las potencias imperialistas en un nuevo marco global. No caigamos en una trampa tan fácil. No despreciemos a los árabes. No son socialistas, no, pero en los dos últimos meses, de manera inesperada, han dejado al desnudo la hipocresía de la UE y los EEUU, han expresado su deseo de una democracia auténtica, lejos de todo tutelaje colonial, y han abierto un espacio para poner en dificultades desde la izquierda los intentos de reconversión, también territorial, del capitalismo. Es la América Latina del ALBA, la del Che y Playa Girón, cuyo prestigio en esta zona estaba intacto hasta ayer, la que tiene que apoyar el proceso antes de que el relojero del mundo vuelva a hacer girar las manillas hacia atrás y a su favor. Los países capitalistas tienen "intereses"; los socialistas sólo "límites". Muchos de esos "intereses" estaban con Gadafi, pero ninguno de esos "límites" tiene nada que ver con él. Es un criminal y además un estorbo. Por favor, compañeros revolucionarios de América Latina, los compañeros revolucionarios del mundo árabe están pidiéndo que no lo sostengáis.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.