No creo que todavía haya cogido una buena ola en el tiempo que llevo intentándolo. Eso si, he tragado agua para poder levantar una. Simon fue el primero que me enseño en Torimbia, con unos consejos del estilo -siguemé y cuando veas una ola grande la pillas-. Él explica las cosas así.  Hoy no tenía tabla, así que cogí la cámara. 
 
Esperando la ola (onda en portugues) cuando el mar se tiñe de rojo al atardecer...