Cabaña Verónica es un lugar muy extraño. Un refugio de alta montaña que se arrancó de un moderno portaviones estadounidense que estuvo en la guerra de Corea y que se subió a lomos de un caballo llamado Rubio. El refugio protegía los cañones antiaéreos como ahora lo hace con nosotros de una ventisca que no nos permite hacer nada mas que protegernos de ella. El lugar es sobrecogedor. Las placas metálicas silban continuamente, la puerta se abre y cierra violentamente con el aire y parece que nunca más la podrás cerrar ni abrir, los ojos de buey se empañan por dentro y se congelan por fuera. Seguro que en ocasiones la torreta piensa que estaría mejor siendo zarandeada por el agua del Pacífico.
 
Llegando a Cabaña Verónica
Nacho llegando a Cabaña Verónica
 
Las horas que pasamos allí dentro no puedo dejar de pensar en Mariano. Un hombre que vivió aquí durante casi 20 años sin apenas bajar al valle. Me angustia la sensación de todos esos años,  los inviernos casi en soledad con grandes nevadas, las tormentas del verano, los silencios del otoño. Siempre me hablaron de él, que estaba loco, que tenía muy mal genio. No se suele hablar bien de la gente que vive de otra forma. Murió hace dos años y sus cenizas se esparcieron por el pico Tesorero. Llegamos tarde, pero no puedo dejar de pensar en él.
 
En los Horcados Rojos con el pico Tesorero al fondo
En los Horcados Rojos con el pico Tesorero al fondo
 
 Tenemos miles de ideas para escalar, subimos cargados de comida y material suficiente para escalar las montañas de medio mundo. Pero el aire comienza a soplar. Nos dedicamos a pasear y a jugar con la nieve. A practicar y a caernos. A tomar nolotiles contra el dolor de muelas. A ver una foto de Hugo que me llegó al móvil dos horas después de llegar él al mundo. A pensar en Mariano. A acostarnos a la espera de buen tiempo y a despertarnos con nieve nueva y nuevos miedos de aludes. A huir de de esta torreta varada en las montañas pero sacudida con la fuerza de los mares. A entender que esta vez las montañas no quieren jugar.
 
 
 
MAS FOTOS