Mira que nos ponen edificios, gruas, antenas, señales de tráfico, señores con traje, autobuses...pero si andamos atentos por la ciudad no pueden ocultarnos el sol, la luna, las montañas. Así que hoy he salido a la terraza, he esquivado un par de gruas, muchas antenas, miles de edificios y estaba ahí. La bola del mundo, la sierra de Madrid, la nieve. No consiguen que no la veamos, aunque cuidado, que siguen intentándolo.
 
La sierra de Madrid desde la gruas de Madrid