En estas me encuentro, disfrutando siempre de la montaña pero descubriendo poco a poco el mar. Aprendiendo a mirarlo, a ver como se mueve, a intentar jugar con él, a saber cuando quiere y cuando es mejor dejarle solo.

 

 Tras unos días de surf en Ribera d´Ilhas (Ericeira, Portugal), la furgoneta dejo de querer andar. El cambiar la caja de cambios no le gusto y decidió parar. El viaje de surf había finalizado unos días antes, asi que ayer lunes nos recibía esta imagen en la estación de Lisboa.

MAS FOTOS