Cuando entró por la meta todavía no sabía quién había ganado, sólo que no había sido él. Unas horas antes todos esperaban su victoria, todo estaba preparado, sus oídos llevaban días escuchando alabanzas, la prensa había llenado páginas enteras con sus proezas, el público quería hacerse fotos junto a él.
Ahora de repente estaba rodeado de gente pero completamente sólo. Había muchos ruidos pero él no escuchaba nada. Se dejó caer al suelo observando como los periodistas corrían detrás de los que habían ganado. Los aficionados que hace poco le miraban y fotografíaban con admiración ahora lo hacían con compasión y sin atreverse a disparar sus cámaras. Me miró extrañado, pensando por qué a mi me interesaba la derrota. 
 
Cancellara tras finalizar el Mundial de Ciclismo 09
Fabian Cancellara al finalizar el Campeonato del Mundo de Ciclismo
Mendrisio, Suiza, 27 octubre 2009