Batiburrillo de momentos y de proyectos. Mes donde recupera vida este congelador que tengo por casa. Mes del regreso a las chanclas. Mes donde a Ángel le arrasó la tristeza cuando parecía que era alérgica a ella. Mes de bailes de calle y no de salón. Mes en el que quiero ser cantante de boleros. Mes de 30 minutos en Lisboa, 1 hora en la Pedriza y demasiado en Madrid. Mes que termino en Milán sin saber muy bien por qué. Mes que esta vez utilizo simplemente para que llegue el siguiente.
 
Un charco en San Siro
Un charco en San Siro. Milán