Botas destrozadas. Paseadas por caminos y montañas. Suelas desgastadas en trepadas sobre granito. Cordones deshechos de tanto atarlos. Azul descolorido.