¡Señor! ¿Nos puede pasar el balón? - me gritan los niños tras las valla del colegio.

 Ya no hay marcha atrás, pienso mientras les devuelvo la pelota.