[ Miradas ] 29 Abril, 2012 23:39

¡Señor! ¿Nos puede pasar el balón? - me gritan los niños tras las valla del colegio.

 Ya no hay marcha atrás, pienso mientras les devuelvo la pelota.

[ Miradas ] 08 Abril, 2012 16:42
Shantanu es una continua cicatriz. Un continuo ir y venir de heridas, de arañazos, de costras y señales. Un cuerpo que empieza a ser un resumen de su corta vida. Cada trozo de su piel indica una aventura, por lo que si le observas detenidamente se ve que a vivido mucho más que algunos ancianos de 80 años. Está todavía empezando a vivir y ya escala mejor que ninguno, habla más idiomas que toda mi comunidad de vecinos junta y ahora está aprendiendo música. Antes de nacer ya viajó dentro de su madre por Marruecos, ha visitado la selva boliviana y ha dormido muchas noches con su padre en un tipi. Y todo lo hace como el que no hace nada, con la tranquilidad de tener una edad en la que poco hay que demostrar. Acumulando cicatrices. En estos tiempos donde antes de que se caigan al suelo ya estamos corriendo para recogerlos.
 

[ Miradas ] 14 Enero, 2012 17:48

Naia es deseo es euskera. Fluir en griego. Ola en algún dialecto. Da igual lo que significara antes. Ahora es una niña que va a vivir en un pueblo rodeada de robles, gallinas y montañas. No es nada más que eso. Y ya es bastante. Ayer al atardecer le hice sus últimas fotos antes de salir al mundo. Hoy ya está aqui para disfrutar del siguiente. Hasta la nieve ha esperado que viniera para aparecer. Mañana cuando Naia llegue a casa dicen los meteorólogos que nevará por fin. Decian que era un invierno raro. No sabían que estaba esperando a una niña.

 

20 horas antes de nacer

Perdóname, no sé decirte nada más pero tú comprende que yo aún estoy en el camino. Y siempre siempre acuerdaté, de lo que un día yo escribí, pensando en tí como ahora pienso. José Agustín Goytisolo.

 

[ Miradas ] 09 Julio, 2011 22:45
Me impresiona ver sus caras tras llegar. Tienen miradas perdidas. Buscan descanso pero sólo encuentran preguntas. Llevan toda la vida haciéndolo, pero nada mas cruzar la meta se les olvida dar pedales. Sus miradas piden misericordia, que alguien les quite esa bicicleta que ahora es un castigo, que alguien les ofrezca algo de líquido, que alguien les abrace. He fotografiado muchos deportes y en ninguno encuentro estas miradas. Este cansancio extremo que se sale por los ojos. Esas gotas de sudor que en un ejercicio de equilibrio no quieren abandonarles. Ese vaciado total de su cuerpo.
 


[ Miradas ] 01 Julio, 2011 17:14
Unos días al final son sólo un montón de horas, de minutos y de tiempo que empieza cuando sale el sol y acaba cuando se pone. Unos días al final son sólo una serie de cosas que hacemos, que esperamos y que se encuentran rodeados de más días. Unos días suelen ser sólo eso.
 
Sin embargo hay algunos que además son más cosas.
 
Días que marcan caminos, que proyectan vidas, que crean ilusiones. No se parecen en nada a todos los anteriores ni tampoco a los que vendrán. No son sólo sucesiones de minutos, de atardeceres y amaneceres. Son sólo el principio de otros caminos. Me gustan cuando tengo  estos días. Me gusta cuando alguien me acompaña en ellos y en sus cosas.
 

 Paola paseando por Zambujeira do Mar
 
 
[ Miradas ] 10 Febrero, 2011 18:21
En el deporte profesional no abunda la buena gente. Eran los mejores de su portal, los mejores de su cole, los mejores del barrio, de su pueblo, de su ciudad, algunos hasta los mejores de su mundo. Y eso al final te convierte en uno de los peores. Recuerdo a algunos del colegio. Se podían regatear en cada recreo a 200 o 300 niños y marcar un gol. Ya en esa microescala no había quien les aguantase. Cada día me toca soportar a esos que suben de regreso a clase mirando por encima a todo el mundo. Los veo y fotografío cada día. Nunca he encontrado facilidades de ninguno. Ni un gesto amable. Ni una sonrisa que les hiciera parecer de este planeta.
 
  Oscar Freire en la Volta a Mallorca
 
Por eso da gusto encontrarte cada cierto tiempo con Oscar Freire. No es cualquiera. Es probablemente el mejor ciclista. No esconde la cabeza. Hace cosas normales. No le intimidan los magnates del ciclismo. Habla sobre la insolidaridad de sus compañeros. Critica la actitud de los medios de comunicación. Llega tarde a los sitios. Coge su teléfono y baja de su habitación para atender a todos. Agradace las preguntas en las que otros se levantan. Ahora camina sólo porque se ha cansado de intentar unir el egoismo del pelotón. Corre de igual forma. Libre, esprintando sin ayuda. Sólo. Y cuando acaba el recreo y ha sido el mejor, no regresa a clase riéndose del resto.
 
 



Ver todas las fotos