[ Miradas ] 22 Marzo, 2010 18:43
Hugo ha nacido hace 2 horas. Ha llegado con la primavera, impaciente, queriendo ver estos rayos de sol que casi se nos habían olvidado. Lo celebramos de la única manera que sabemos, corriendo a conocer un sitio al que tenemos muchas ganas, cabaña Verónica. Desde allí, aislados en una vieja torreta de un barco, rodeados de agujas de roca y nieve por todas partes te esperamos. Escalaremos pensando en tí, en enseñarte algún día este lugar del mundo en el que estás prácticamente fuera de él. Mostrándote que además de las rutas normales siempre hay sendas escondidas. Algún día espero llevarte allí, para que veas que se puede ser capitán de barco en medio de los Picos de Europa. Bienvenido. Ya no puedes volver atrás.
 
 
[ Miradas ] 08 Marzo, 2010 23:24
En mitad de los Picos de Europa están los Quintanales. Es la casa de Simon y sólo se llega a través de un camino que a veces hay que subir a pie. Allí vuelvo casi cada mes, a descansar de la escalada, del trabajo, del descanso. Hay días en los que allí no hacemos absolutamente nada, sólo tomar té, echar leña al fuego y estar en silencio. Un día subes y no hay nadie. Otro llegas y hay un irlandes con tres rubias yankis. Otro día llegas y hay una australiana artista, una israelí naturópata y un albañil venezolano. Y a veces nos servimos un vaso de vino y ocurren estas cosas. A un lado del vaso una rumba estruendosa y desafinada. Al otro Heidi, una galesa que intenta aprender español con nosotros de maestros.
 
 
[ Miradas ] 11 Octubre, 2009 21:24

Hay días en los que casi nada importa. En los que la niebla no desaparece a lo largo de la mañana sino que se espesa cada vez mas.

Hay días en los que la mejor playa pierde su sentido, las olas no obedecen a la lógica y las botellas varadas no contienen mensajes.

Hay días en los que no me interesan ni las montañas, ni las nieves, ni las rocas, ni las cumbres.

Hay dias en los que ni la mejor fotografía me remueve por dentro, en los que escribir un blog me parece un capricho avergonzante.

Y aún sabiendo que existen esos días y que es imposible esquivarlos, como mínimo, tenemos que obligarnos a seguir buscando olas, escalando montañas, aprendiendo a hacer fotos y andando caminos.

Aunque haya días en los que todo eso nos de vergüenza.

Botella varada sin mensaje en la Praia do Baleal. Peniche

 

[ Miradas ] 01 Octubre, 2009 17:25
Cuando entró por la meta todavía no sabía quién había ganado, sólo que no había sido él. Unas horas antes todos esperaban su victoria, todo estaba preparado, sus oídos llevaban días escuchando alabanzas, la prensa había llenado páginas enteras con sus proezas, el público quería hacerse fotos junto a él.
Ahora de repente estaba rodeado de gente pero completamente sólo. Había muchos ruidos pero él no escuchaba nada. Se dejó caer al suelo observando como los periodistas corrían detrás de los que habían ganado. Los aficionados que hace poco le miraban y fotografíaban con admiración ahora lo hacían con compasión y sin atreverse a disparar sus cámaras. Me miró extrañado, pensando por qué a mi me interesaba la derrota. 
 
Cancellara tras finalizar el Mundial de Ciclismo 09
Fabian Cancellara al finalizar el Campeonato del Mundo de Ciclismo
Mendrisio, Suiza, 27 octubre 2009

[ Miradas ] 05 Julio, 2009 23:48
Entre cajas y trastos aparecen multitud de cartas de hace años. Correspondencias que hoy me siento a repasar, poesías adolescentes algo sonrojantes, miles de promesas incumplidas, distancia cada vez mayor entre carta y carta, hasta que de repente nos dejamos de escribir. Leyendolas ahora cuando estoy de mudanza, cuando aparecen cosas antiguas que llego a dudar que sean mías, cuando del fondo de las cajones aparecen fotos a la superficie, igual que el mar devuelve cadáveres...
 
 
Cierro la casa por última vez sin la mínima nostalgia, porque las cosas que me la producen se vienen conmigo al nuevo hogar. Muevo gran parte de mi vida en una tarde, en cajas de incontinencia de orina... Reaparecen amores que no debieron ser importantes, porque ni los recordaba, y ahora empiezo otra cosa desde un lugar que me permite ver el atardecer. Y eso en una ciudad como esta no es fácil decirlo.
 

[ Miradas ] 19 Abril, 2009 18:06
Fue hace unos días. Madrid estaba alterada con el tiempo, hacia frío y calor, igual estaba lloviendo a cántaros que las nubes desaparecían. A última hora de la tarde el cielo se puso espectacular. Era necesario esquivar los edificios para poder ver como por un breve instante todo era Violeta. Como de casi todo intentan racionalizarnos, los estudiosos nos hablan de refracción, de partículas suspendidas en el aire, de cirros y  altocúmulos... Pues todo eso es mentira. Era Violeta. Nada mas.
 
Violeta un día antes de abrir los ojos
 Violeta un día antes de abrir los ojos
 
 
Nunca te entregues ni te apartes junto al camino, nunca digas no puedo más y aquí me quedo. Perdóname no sé decirte nada más pero tú comprende que yo aún estoy en el camino. Jose Agustín Goytisolo. 
 

 



Ver todas las fotos