El viernes pasado estuvimos escalando en las Placas del Halcón. Por curro, viajes, etc hacía mucho tiempo que no nos juntábamos casi todos los que somos. La cosa se vuelve una fiesta continua, con mucho cachondeo, mucho apoyo mutuo, y sobretodo muchas propuestas de futuro. Porque en las cervezas de después, es donde salen las montañas del día siguiente, los planes, las discusiones...
 
Tomando fotos a Carlitos Muelas (izq) y el Doc en plena fisura
 
 Y cuando ya estábamos pidiendo la segunda jarra de cerveza y algunos vinos ,alguien habló del Cervino. No era la primera vez que sonaba entre nosotros, pero la cosa se animó y empezaron a surgir fechas, propuestas, ilusiones, los Alpes... joer los Alpes. Asi que mientras discutíamos, voceábamos, reíamos emocionados con la idea... todos nos imaginábamos allí, ante una montaña perfecta, dibujada por todos mil veces... Esa noche me costó bastante dormir y hasta tuve que contar cabras montesas para poder empezar el sueño.