Ya está de camino la furgoneta. Tras varios días preparando trastos, esta mañana hemos cargado todo. Si nos para la guardia civil no sabrá muy bien si somos borrachos, ferreteros o consumidores compulsivos de barritas energéticas. En la furgo se mezclan los crampones con la cerveza, los sacos de dormir con los tornillos de hielo, los iglus con la flauta travesera. De momento salen Álvaro (con cara ya de mal de altura porque llevaba un gripazo tremendo) y Nacho hacia Girona donde recogen a Juanito. Y de ahí mañana para Chamonix. Yo llegaré el próximo jueves a Ginebra y hasta entonces no tengo mucho mas que hacer que esperar, y echarles una mano desde aquí con la meteo.
 
Nacho, Juanito y Alvaro. Fotos by Juanito
Nachete, Juanito y Álvaro retratados por Juanito
 
 Sólo Nacho ha estado antes en Los Alpes y la ilusión de todos es increible. La idea desde Madrid es que en estos primeros días ellos intenten el Mont Blanc, cuando yo llegue nos vayamos hacia el Diente del Gigante y cuando llegan Doc y Mueslis nos vayamos hacia la arista italiana del Cervino. Pero claro, como siempre, esta es simplemente la idea. Luego dependeremos mucho del tiempo que nos haga y las fuerzas con las que nos veamos. Si las nubes no nos dejan, la furgo lleva vino, cerveza, música y cine para aguantar hasta que se vayan. Y seguro que tienen menos paciencia que nosotros.
 
Mueslis y el Doc. Fotos by Juanito
Carlos Mueslis y Doc Alberto retratados por Juanito
 
Ahora sólo me queda esperar unos días, pensar desde mi casa que quizás estos estén abrigados hasta arriba, tiritando de frío, comiendo mal, durmiendo en suelos duros, despertándose antes de que salga el sol, acostándose cuando se pone, cansados hasta el extremo... y yo deseando hacer todo eso. Ya está todo en marcha. Hace meses le dije a Nacho que si era posible subir el Cervino. Vamos a ver.
 
"Se trata de ir hasta donde no hay casi nada, pero que te permite alcanzar con la mirada, a veces incluso con la emoción, las residencias donde está todo. Porque lejos y arriba empieza siempre el volver a empezar" Joaquín Araújo, Paisajes Desobedientes