Los Galayos llevan ahí mucho tiempo. Aguantando glaciaciones. Soportando borrascas. Sin derretirse cuando les abrasa el sol. Cargados de nieve. Mojados por las tormentas. Golpeados por los rayos. Son unos equilibristras en mitad del circo. Y ahí siguen.