[ Montañas ] 10 Agosto, 2009 00:20
"Cumbre del Mont Blanc a las 8.00 de la mañana. Estamos muy cansados. Mañana bajamos a la furgo. Mandanos hora y vuelo. Un abrazo"
Miércoles 12 agosto 2009, 16:49h
 
Acabo de hablar con Álvaro y Nacho. Hoy, a la misma hora que yo me despertaba para ir a currar ellos estaban llegando a la cumbre de Mont Blanc. Juanito se quedó en el iglu en Aiguille du Gouter porque no habían pasado una buena noche y no se encontraba con fuerzas. La voz de Álvaro es esa que se tiene cuando se baja, una mezcla de "yo no vuelvo a la montaña" y de tremenda ilusión, pero machacada por el cansancio. Han salido del iglú sobre las 3 de la mañana y han regresado sobre las 12.00. Parece ser que la bajada se les ha hecho muy dura, en parte por la altura y quizás por algo de deshidratación, porque según Nacho "quizás el tang no hidrate". Si es que somos una expedición low cost. Ya están descansando para mañana regresar a Chamonix y reencontrarnos en Ginebra. 
 

 
 
"Refu de Tete Rousee alcanzado a la hora del chaparrón. Estamos en el refu con las chaquetas empapadas, sobre todo las low cost. Mañana al refu de Goutier. Ilusión y cansancio."
Lunes 10 agosto 2009, 17:26h
 
"Mañana por la mañana comenzamos la ascensión al Mont Blanc. Dormiremos en el refugio Tete Rousse a 3100 metros. Si hay fuerzas continuamos hasta el refugio de Goutier a 3800 metros. Ahora tormenta. Besos"
Domingo 9 agosto 2009, 20.28h
 
"Ya estamos en Chamonix. Atascazo mortal al cruzar la frontera. Grandes risas y chavales emocionados aunque hemos llegado de noche. La luna está sobre las montañas"
Sábado 8 agosto 2009 23.55h
 
Refugio Tete Rousse en la ascensión al Mont Blanc
 Refugio Tete Rousse. 3167 metros
 
[ Montañas ] 07 Agosto, 2009 15:40
Ya está de camino la furgoneta. Tras varios días preparando trastos, esta mañana hemos cargado todo. Si nos para la guardia civil no sabrá muy bien si somos borrachos, ferreteros o consumidores compulsivos de barritas energéticas. En la furgo se mezclan los crampones con la cerveza, los sacos de dormir con los tornillos de hielo, los iglus con la flauta travesera. De momento salen Álvaro (con cara ya de mal de altura porque llevaba un gripazo tremendo) y Nacho hacia Girona donde recogen a Juanito. Y de ahí mañana para Chamonix. Yo llegaré el próximo jueves a Ginebra y hasta entonces no tengo mucho mas que hacer que esperar, y echarles una mano desde aquí con la meteo.
 
Nacho, Juanito y Alvaro. Fotos by Juanito
Nachete, Juanito y Álvaro retratados por Juanito
 
 Sólo Nacho ha estado antes en Los Alpes y la ilusión de todos es increible. La idea desde Madrid es que en estos primeros días ellos intenten el Mont Blanc, cuando yo llegue nos vayamos hacia el Diente del Gigante y cuando llegan Doc y Mueslis nos vayamos hacia la arista italiana del Cervino. Pero claro, como siempre, esta es simplemente la idea. Luego dependeremos mucho del tiempo que nos haga y las fuerzas con las que nos veamos. Si las nubes no nos dejan, la furgo lleva vino, cerveza, música y cine para aguantar hasta que se vayan. Y seguro que tienen menos paciencia que nosotros.
 
Mueslis y el Doc. Fotos by Juanito
Carlos Mueslis y Doc Alberto retratados por Juanito
 
Ahora sólo me queda esperar unos días, pensar desde mi casa que quizás estos estén abrigados hasta arriba, tiritando de frío, comiendo mal, durmiendo en suelos duros, despertándose antes de que salga el sol, acostándose cuando se pone, cansados hasta el extremo... y yo deseando hacer todo eso. Ya está todo en marcha. Hace meses le dije a Nacho que si era posible subir el Cervino. Vamos a ver.
 
"Se trata de ir hasta donde no hay casi nada, pero que te permite alcanzar con la mirada, a veces incluso con la emoción, las residencias donde está todo. Porque lejos y arriba empieza siempre el volver a empezar" Joaquín Araújo, Paisajes Desobedientes
 
webcam del Cervino-Matterhorn
 
[ Ciudades ] 05 Agosto, 2009 16:44
Si estas preparando un gazpacho y pensando como organizarte, siempre puede pasar que suene el teléfono. Y en esas que te cojas un avión 3 horas después para ver como los niños ríen con las turbulencias mientras yo tengo sudores fríos. Niños franceses que se ríen de mí como si fueran de mi barrio. Vamos que los entiendo. El avión aterriza en Bruselas para coger un coche a Lieja, trayecto en el que intento organizar todas las cosas que había dejado en Madrid, crampones, piolets, besos y dineros. 
 
Un niño que me alegró un par de horas en Lieja
Este niño me alegró una espera muy larga en Lieja
 
Despierto en Lieja en una habitación triste pero moderna, sin nada que indique que alguien mas había estado allí antes. Asi que ahora me voy al centro a hacer unas fotos a un señor, almorzamos en un típico restaurante belga con comida italiana, recojo las cosas y voy corriendo al aeropuerto. Quiero llegar pronto y retomar todo donde lo dejé. Y cuando estas listo para embarcar, siempre puede ocurrir que suene otro teléfono.
 
Una de las fotos que tenia que hacer en Lieja
Y por este fui, pero lo siguiente no fue su culpa
 
Y de repente a algún genio se le ocurra ir corriendo a Manchester. Pero claro, el avión sale en 30 minutos por lo que es necesario correr por todo un aeropuerto, esa imagen que sale en las películas, pues así pero en un aeropuerto. Y cuando has convencido a 3 azafatas en un idioma que probablemente hayas creado tú, entras sudado y te sientas en tu asiento mientras todo el pasaje te mira. Respiras aliviado y muy mosqueado.Y cuando estas intentado apagar el móvil, siempre puede pasar que hasta suene. Y que te digan que se han equivocado, que no era Manchester ni Liverpool, que no saben dónde era. Asi que apagas el móvli con el avión despegando, ante la mirada enfadada de la azafata, con la que ahora si que no te valdría ni su idioma materno. Ves atardecer desde el avión.
 
Una habitación de hotel en Liverpool
Un día y medio después estoy en esta habitación de Liverpool
 
Asi que despiertas en Liverpool en un hotel donde las actrices y los cantantes de boleros debían acabar sus noches hace mucho tiempo, pero ni tu compañero es Sofia Loren ni yo soy todavía un buen cantante de boleros. Corremos para el aeropuerto y llegamos a tiempo de saber que no hemos llegado a tiempo. Nos volvemos a Manchester, estoy escribiendo desde Bruselas y tengo muchas ganas de llegar a casa. Y retomar los crampones, los piolet, los besos y los dineros. Si me doy prisa todavía el gazpacho casi está fresquito y aunque siempre pueda sonar el teléfono, también siempre puedo no cogerlo.
 
[ Montañas ] 20 Julio, 2009 23:22

Caminar por un glaciar es caminar sobre el silencio. La ceremonia comienza en el momento en el que hay que sentarse, ponerse los crampones, coger el piolet y atarse al compañero. Comienzas a caminar con una mezcla de intranquilidad y respeto. Lo recuerdo como cuando de pequeño entraba en la biblioteca del barrio, veía a todo el mundo concentrado en el estudio,y yo intentaba llegar a los comics de Tintín casi sin pisar el suelo, con miedo a que pasara algo, conteniendo casi la respiración. Cogía el comic e intentaba salir de allí lo más rápido que podía. Era un sitio raro con gente en silencio.

Pues esa mezcla de curiosidad y ganas de irme tengo cuando entro en un glaciar. Con un poco de miedo a tirar los libros al suelo, de que el hielo eterno esconda una grieta también eterna, que tropieze y caiga sobre un estudioso abogado, que el piolet no entre lo  suficiente en el hielo.

Regresando con el glaciar de Monte Perdido al fondo

Nacho regresando al valle. Parte del glaciar de Monte Perdido al fondo 

 El glaciar del Monte Perdido es maravilloso. Es de los pocos que quedan en los Pirineos y está en continuo retroceso, pero es maravilloso. Es gris, celeste, blanco, negro... su lengua parece estar en equilibrio sobre la cara norte del Perdido, recordándonos que le estamos haciendo daño, pero aún así ofreciéndonos imágenes increibles.

El glaciar de Monte Perdido en 1910 y en 2009
El glaciar del Perdido en retroceso. 1910 y el otro día, 2009
 

 Acerca del Monte Perdido unos cuentan que sobre tres princesas tristes surgieron las tres sorores (Añisclo, Perdido y Cilindro), otros que un pastor de corazon duro que rechazó a un mendigo fue convertido con su rebaño en el Perdido, y los que menos sueñan dicen simplemente que desde la parte francesa no se veía y ellos lo bautizaron. Mi historia es que yo estaba perdido cuando lo encontré por primera vez hace 4 años. Ahora estamos aquí otra vez, buscando un camino por la cara norte y pensando ya en lo bonito que debe estar en invierno. Caminando con sigilo sobre el glaciar, porque yo al final quité solemnidad a las bibliotecas, donde hasta me llegué a enamorar. 

Salimos por el collado del Cilindro y de repente nos encontramos con una imagen perfecta del Monte Perdido

Monte Perdido desde el collado del Cilindro

MAS FOTOS

[ Miradas ] 05 Julio, 2009 23:48
Entre cajas y trastos aparecen multitud de cartas de hace años. Correspondencias que hoy me siento a repasar, poesías adolescentes algo sonrojantes, miles de promesas incumplidas, distancia cada vez mayor entre carta y carta, hasta que de repente nos dejamos de escribir. Leyendolas ahora cuando estoy de mudanza, cuando aparecen cosas antiguas que llego a dudar que sean mías, cuando del fondo de las cajones aparecen fotos a la superficie, igual que el mar devuelve cadáveres...
 
 
Cierro la casa por última vez sin la mínima nostalgia, porque las cosas que me la producen se vienen conmigo al nuevo hogar. Muevo gran parte de mi vida en una tarde, en cajas de incontinencia de orina... Reaparecen amores que no debieron ser importantes, porque ni los recordaba, y ahora empiezo otra cosa desde un lugar que me permite ver el atardecer. Y eso en una ciudad como esta no es fácil decirlo.
 

[ Ciudades ] 04 Junio, 2009 12:54
Este continuo caminar y preguntarme que quiero hacer en la vida me ha devuelto cuatro meses después a la misma estación de tren. Así que la conclusión por el momento es que los pensamientos de aquella vez me han traido al mismo sitio, el tren tenía retorno y de nuevo no sé muy bien cual tomar hoy. Lo bueno de todo esto es que no lo hago desde la angustia por no saber enfocarme, ni desde el miedo por el tiempo perdido, sino desde el disfrute de no tener nada decidido, desde la ilusión de tropezarme con esa idea, persona o lugar que me acerquen a lo que quiero.
 
Niñas de Tetuan
 
Y mientras tanto siendo feliz con mi indecisión, con mi falta de futuro, con los Alpes y otras montañas, con las chicas que me besan de vez en cuando, con el camino hecho viaje y la próxima estación la siguiente.
 
 
 



Ver todas las fotos