[ Miradas ] 09 Julio, 2011 22:45
Me impresiona ver sus caras tras llegar. Tienen miradas perdidas. Buscan descanso pero sólo encuentran preguntas. Llevan toda la vida haciéndolo, pero nada mas cruzar la meta se les olvida dar pedales. Sus miradas piden misericordia, que alguien les quite esa bicicleta que ahora es un castigo, que alguien les ofrezca algo de líquido, que alguien les abrace. He fotografiado muchos deportes y en ninguno encuentro estas miradas. Este cansancio extremo que se sale por los ojos. Esas gotas de sudor que en un ejercicio de equilibrio no quieren abandonarles. Ese vaciado total de su cuerpo.
 


[ Miradas ] 01 Julio, 2011 17:14
Unos días al final son sólo un montón de horas, de minutos y de tiempo que empieza cuando sale el sol y acaba cuando se pone. Unos días al final son sólo una serie de cosas que hacemos, que esperamos y que se encuentran rodeados de más días. Unos días suelen ser sólo eso.
 
Sin embargo hay algunos que además son más cosas.
 
Días que marcan caminos, que proyectan vidas, que crean ilusiones. No se parecen en nada a todos los anteriores ni tampoco a los que vendrán. No son sólo sucesiones de minutos, de atardeceres y amaneceres. Son sólo el principio de otros caminos. Me gustan cuando tengo  estos días. Me gusta cuando alguien me acompaña en ellos y en sus cosas.
 

 Paola paseando por Zambujeira do Mar
 
 
[ Montañas ] 03 Junio, 2011 16:53

La Paz es una ciudad en guerra permanente. En guerra de claxon y de humo, de mercado en la calle y de voceros que anuncian el recorrido de los minibus. En guerra de cables que cruzan el cielo intentando llegar a las casas, de bachata luchando por salir de las ventanas, de campesinos venidos de todas partes buscando vender una naranja.

Nosotros hemos ido y venido constantemente. Hemos subido y bajado montañas. Hemos descubierto que subir muy alto sólo representa subir muy alto. Que no tiene sentido si no se acompaña de estilo, de imágenes, de tranquilidad como si estuvieras al nivel del mar. Hemos visto que nos da igual subir montañas de mas de 6000 metros si lo hacemos de noche, sin disfrutar de la ruta. Si lo hacemos sin sentirnos felices no queremos este estilo de montaña.

Nacho en la arista del Pequeño Alpamayo

Pero también hemos confirmado que si hay montañas altas que nos atraen. Montañas quizás un poco mas alejadas del ruido turístico, de esas cifras mágicas que alpinistas recitan como si fueran un rosario: 6000 metros, 7000 metros, 8000 metros, 20000 metros... Aristas que hemos subido solos, donde hemos podido disfrutar de la altitud y de la buena montaña. Hemos tenidos cagaleras, vomitos, insomnios, esguinces, dolores de cabeza, hambre, sed y suciedad. Y sin embargo volvemos con una gran sonrisa.

 

[ Montañas ] 15 Mayo, 2011 16:41

Desde el aeropuerto de Lima las sensaciones son muy raras. Un viaje importante a Los Andes. Un viaje de los que llevaba soñando desde pequeño y siento que podia ser mas feliz. La unica forma de saber si la decision de venir seria buena era viniendo. Asi que aqui estamos. La compañia elegida me parece imposible de mejorar. Si vas a un lugar donde el oxigeno es de peor calidad al menos tienes que estar rodeado de la mejor gente. Alvaro y Nacho. Estamos al nivel del mar y en 4 horas aterrizaremos en La Paz a 4000 metros. Cuando se abra la puerta del avion y llegue el soroche empezara el viaje. Sin objetivos claros. Con pocos mapas. Sin sabernos la altura de los sitios que escalaremos. Con muchas ideas e ilusion. La unica manera posible como entendemos la montaña, como un juego de amigos al que dejaremos de jugar cuando alguno no se lo pase bien.

 

Hace unos dias Hector preguntaba por el condor. En el colegio habia oido hablar de el y estaba emocionado con aquel pajaro que volaba a gran altura y se encontraba en montañas lejanas. Nosotros en unos dias estaremos en Condoriri, que en aymara simplemente quiere decir cabeza de condor. Aquel animal que segun la tradicion inca nunca muere, sino que cuando se siente envejecer vuela hasta la montaña mas alta, repliega las alas y se deja caer al vacio para volver al nido y comenzar un nuevo ciclo. Hector solo tiene 6 años, pero sabe muy bien lo que le gusta.

[ Ciudades ] 08 Mayo, 2011 23:21

Salgo de un hotel en Munich queriendo estar triste. Buscando nostalgia y tranquilidad. Me encuentro una boda, a la que por supuesto no estoy invitado. Mientras me abro paso entre los invitados, ellos me miran como si fuera a robarles su alegría. Hoy no tengo ganas ni de robar. Huyo de esta felicidad y caigo de bruces en una gran verbena. Todo el mundo rie y yo naufrago entre fruta escarchada, gritos de atracciones y olor a caramelo.

 

Me paro ante las sillas voladoras y las miro durante un rato. Recuerdo como me gustaban y el miedo que me daban. Mi hermana, siempre más valiente, intentaba darme la mano para unirnos en el vuelo. Yo me agarraba a esas minúsculas cadenas que nos hacia sentir que volábamos y disfrutaba de este miedo elegido. Ahora las veo volar en esta noche de Munich que me obliga a estar de verbena. 

[ Ciudades ] 22 Abril, 2011 17:50
Hay días que es una avenida. Otros es una pequeña calle. Algunas veces un callejón sin salida. Hay días que te despiertas y nada mas abrir los ojos ves su cartel. A veces no la encuentras ni con el callejero en una mano y el gps en la otra. Hay días en que caminas a solas por ella y a veces tienes que ir con cuidado para no tropezar con la multitud. Calles que se cruzan. Calles cuesta arriba. Calles cuesta abajo. Calles llenas. Calles vacías. Calles sin salida. 
 
 



Ver todas las fotos