(english below)

Policia lesbo-homo-transfoba – Justicia cómplice 

Queeruption 8 Karcelona

Durante la primera semana de Junio del 2005 tuvo lugar en L'Hospitalet de Llobregat “Queeruption 8 Karcelona”, un encuentro autogestionado e internacional de queers radicales. Durante esas jornadas se realizaron diferentes actividades, tanto dentro como fuera de los espacios habilitados para ellas. Una de las muchas iniciativas se concretó en una manifestación lúdico-festiva y reivindicativa por la zona gay comercial de Barcelona, el Gayxample, como crítica de los bares, clubs y comercios destinados al público homosexual por jugar un papel importante en la creación del estereotipo de “lo gay”, de la guettización y mercantilización de nuestras sexualidades y del capitalismo rosa. A la vez, queríamos invitar a las personas a ocupar festivamente el espacio público y sobretodo a  visibilizar la existencia de otros espacios fuera de los circuitos comerciales de interrelación, donde podemos escapar a la heteronormatividad y la homo-lesbo-transfobia.

 

Durante el transcurso de la colorida manifestación se repartieron octavillas explicativas, se jalearon diferentes lemas, se hizo mucho ruido y algun*s decoraron las paredes con sus pensamientos. Pero también hubo momentos de mala comunicación, lo que provocó malentendidos entre algunos clientes de los establecimientos comerciales y participantes de la manifestación. Como parte de nuestra lucha contra la lesbo-trans-homofobia nos hubiera gustado evitar las emociones negativas que surgieron para algunas personas.
También hubo momentos de confusion y tensión entre algun*s manifestantes y empresarios o encargados de algún establecimiento que acabaron con alguna maceta rota y daños en la recepción del hotel de lujo gay Axel.

Detenciones arbitrarias y torturas en comisaria: Denuncias archivadas

Una vez disuelta la manifestación, quedando parte de l*s  manifestantes en Plaza Universidad, aparecieron unos hombres que sin identificarse como policías nacionales, empezaron a agredir y detener brutalmente a la gente que se encontraba allí. Las personas que observaron como agredían y tiraban al suelo a sus conocid*s  se acercaron con la intención de parar dichas agresiones, siendo igualmente est*s detenid*s. En total fueron nueve detenciones totalmente arbitrarias.

L*s detenid*s fueron humillad*s en todo momento. Una vez en comisaría, l*s lleváron a un cuarto de un* en un* donde l*s desnudaban y l*s insultaban con distintas frases homófobas como; “ Maricón, te voy a meter la porra por el culo”, “Eres un mierda de tío, no vales para nada marica”, “Eres más basta que una lija”. Mientras l*s demás estaban en la habitación de al lado esposad*s al banco oían los gritos de l*s compañer*s que estaban en dicho cuarto con la policía.

Se produjeron más agresiones físicas, como por ejemplo: “…dió un golpe con la mano en la cabeza del primero con tal fuerza que rebotó en la cabeza de la segunda, y tras esto, dió una patada con la bota en el pecho del mismo detenido, lo que le provocó un shock nervioso con temblores e insuficiencia respiratoria. Pedimos un médico pero los policias se rieron sin darle ni un vaso de agua…” (extracto del testimonio de un* de l*s detenid*s)

Algun*s de l*s detenid*s no eran ni catalano ni castellano parlantes y la policía les negó el acceso a traductores que les facilitasen la comprensión de lo que estaba sucediendo.

Dos días después, tras pasar a disposición judicial, quedaron en libertad provisional a espera de juicio bajo los cargos de lesiones, desórdenes públicos, daños y resistencia a la autoridad. A un* de l*s detenid*s se le pide dos años y seis meses de cárcel más 11.400 euros entre indemnizaciones y pena multa, y al resto un año y seis meses de prisión y entre 5.700 y 11.000 euros. No existe ninguna prueba que avale la acción de estas personas bajo los cargos que se les imputan, ya que las detenciones se produjeron de manera arbitraria, lo que demuestra la detención de una chica que sólo pasaba por allí.

Cinco de l*s nueve detenid*s presentaron denuncias contra la Policía Nacional por  torturas, malos tratos y trans-lesbo-homofobia recibidos en comisaría. Estas fueron archivadas dos veces por el juez, hasta que se envió  a la Audiencia Provincial, la cual ordenó una investigación de los hechos. A la citación judicial donde debían declarar los policías denunciados no aparecieron los directamente imputados, y finalmente una vez más se archivó la denuncia. Hecho que recoge y denuncia Amnistía Internacional  en su informe del año 2007; España: Sal en la herida. La impunidad efectiva de agentes de policía en casos de tortura y otros malos tratos (pags 50-52)

Después de quedar la policía una vez más impune de los delitos de malos tratos y tortura que cometieron, ahora mismo estamos esperando el juicio que se celabrará el 27 de Abril, que en el peor de los casos conllevaría el ingreso en prisión y un total de indemnizaciones y pena multa de 80.000 euros para l*s nueve detenid*s .

Vista la gravedad de estos hechos, EXIGIMOS la ABSOLUCIÓN de tod*s l*s detenid*s.

Y denunciamos:
-La impunidad con que el cuerpo nacional de policía actúa y miente.
-Los malos tratos, torturas, agresiones y humillaciones homo-trans-lesbófobas recibidas de dicho cuerpo policial por nuestr*s compañer*s.


Os convocamos a la concentración delante de juzgados el 27 de abril.
Estad atent*s a más convocatorias.