La plaza del céntrico y populoso barrio madrileño de Lavapiés es un lugar muy concurrido por las tardes. Demasiado concurrido como para que el 30 de enero una espectacular detención de un menor de edad por siete policías pasara desapercibida.

 (Más)