perdidos al arroyo


Hoy ha sido otra dura jornada de trabajo en Alvarenga. Aunque el tiempo ha mejorado, de hecho entramos en un estado de primavera sin lluvias muy llevadera, nuestros enérgicos meninhos y meninhas se han exaltado con los primeros rayos de sol, y lo que parecía durante una semana un remanso de buen rollo i to be, se ha ido destapando como una energía caótica de adolescentes, tipo me muero por estar jugando en la calle (vamos como nosotros en el mayo)

 Bajo este clima de duro trabajo, después de una amena BSO paulista en el taxi que nos ha sentado de miedo, hemos hecho tres grupos de trabajo, hemos continuado neustra pesquisa participativa por el entramado de Alvarenga.

 (Más)