[ Cañada Real Galiana (Madrid) ] 26 Octubre, 2008 15:26

 

nordi

Un día más en La Cañada Real Galiana. Seguimos respirando humo.

Comenzamos las entrevistas. Las palabras lanzadas a cámara apuntan al centro, pero la diana cada día parece más inabarcable.

Mientras Leticia, Rafa y Elisa graban, otros tratamos de acercar a los chicos al ordenador. David a los mandos del videojuego. Yo diseño torpes carteles bajo la dirección de unos pocos. Posan encantados al hacer las fotografías, pero no tienen paciencia conmigo cuando nos sentamos frente a la pantalla. No me extraña.

No es fácil salir airosos del caos, corremos peligro de caer en la apatía que inunda la atmósfera. Nos agarramos a instantes en los que la nube de humo se despeja, y nos deja ver algo de lo que esconde.

Conversaciones serenas entre David y algunos chicos lejos del griterío y de las luchas por el liderazgo. La concentración de Houda detrás de la cámara. La pequeña no quiere aparecer retratada. Como ninguna de las chicas. Prefieren la posición al otro lado del objetivo. El discurso encendido de Nordi, que asume el papel de portavoz de una lucha indefinida. Y José Luis, el histórico de 15 años que escucha a Bach antes de dormir. Nos narra, mientras recorre con el dedo las vistas desde el Fanal, cómo era aquello antes de que llegaran los desperdicios de la ciudad.

 

 
Nuestra despedida coincide con el atardecer y retrasamos la salida con la mirada perdida en la belleza de ese paisaje irreal. Nos acompañan, como cada tarde, las bandadas de pájaros que se dirigen a comer al vertedero.
 
Fotos de Elisa Fuenzalida y Tina Paterson para Bordergames

C. H
[ Cañada Real Galiana (Madrid) ] 26 Octubre, 2008 15:14

real11


Bordergames La Cañada Real Galiana es un de los proyectos más complejos que he llevada a cabo jamás.

A 15 m. del centro de Madrid, en automóvil se llega más rápido que, por ejemplo, de Cea Bermúdez a Arturo Soria. Se aparca fácil, y a pesar de los problemas para ajustar los horarios de tanta gente, quedando en Conde de Casal es sencillo organizar nuestra salida de curro semanal hasta allá. Siempre bien acompañado por Victor Sampedro, Carmen Haro, Rafael Esteban, Leticia Carrera y Elisa Fuenzalida.

Ocurre, que no somos nosotros sólos los que vamos para allá, somos muchos otros. Van, o porque habitan ese asentamiento humano en forma de gran calle, o porque trabajan o tienen labores que hacer allí (no olvidemos que es donde se entierra/quema la basura de los madrileños), también hay muchas naves y empresas allí afincadas. O forman parte de ese ejercito desarmado, de todos los que van a pillar la droga que nuestra sociedad hipócrita les niega conseguir de una forma digna. En fin, La Cañada es un camino bien afianzado. Una vía humana más de esta urbe polimórfica.

¿Pero que pasa allí exactamente? ¿Qué hace que todo sea tan raro? Y sobre todo ¿por qué desde que curro allí esporádicamente me estoy planteando mi trabajo de una forma tan dura...?
D.

 

www.tinapaterson.com

[ Cañada Real Galiana (Madrid) ] 20 Octubre, 2008 13:10

Coincidió que tenía una máquina de humo en el coche. Salimos al patio/entrada de El Fanal, la antigua granja convertida en centro social donde llevamos a cabo los talleres el Bordergames.
La máquina se calentó y empecé a lanzar sonoras ráfagas de humo blanco, perfumado. Los chavales enloquecieron y realizaron un danza delante del humo.

Mientras una tormenta plateada se acercaba desde los lejos, y cientos de pájaros blancos migraban al sur.
D.

www.tinapaterson.com

[ Noticias + News ] 13 Octubre, 2008 11:28

LUNES 13 A LAS 19H EN LA PLAZA DE LAVAPIÉS:

NO MÁS VECIN@S DESAPARECID@S. POR UN BARRIO SIN FRONTERAS.


El pasado lunes 6 de octubre, hacia las 19h, una macroredada policial como otras a las que venimos siendo acostumbrad@s desde hace ya, se saldó con treinta personas desaparecidas por no tener papeles y una  más detenida por mostrar su rechazo a tan habitual como desmesurada e injusta actuación policial. Ni la redada ni las detenciones son nuevas, más bien al contrario, llevan tiempo siendo  habituales bajo una aparente e inquietante normalidad.

 (Más)
[ Cañada Real Galiana (Madrid) ] 13 Octubre, 2008 11:24
Inundaciones en el poblado. (Foto: Bernabé Cordón)

El gallinero se sigue inundando, y la Policia municipal sigue intimidando.
Así, siguen las cosas en La Cañada Real Valdemingómez.
D.

[ Cañada Real Galiana (Madrid) ] 10 Octubre, 2008 11:25

 

moha

Volvemos a La Cañada dos meses después del último contacto. Vamos en el coche los intrépidos David y Víctor, los periodistas Rafa y Cristóbal, y yo, todos apretujados. Decidimos entrar por el Gallinero para ver cómo están las cosas después de las inundaciones. El paisaje ya lo habéis visto, no hace falta derramarse más. La imagen es la misma. En medio de la carretera hay aparcada una furgoneta con varias personas de trapicheo. Cuando pasamos nos hacen un saludo militar. Definitivamente, el Renault Megane de Víctor es un canteo, es el coche oficial de la secreta. Y lo seguimos comprobando al pasar por la zona de gitanos y zombies donde todo el mundo sigue con la mirada nuestro trayecto. Hasta que llegamos al Fanal. Allí nos relajamos.
Según salimos del coche Nordi –rebautizado por Pitt como Ñordi- , Jose y Saba vienen a saludarnos. Todo está igual excepto por algunos pequeños cambios. En la entrada del centro hay un suelo cementado a modo de porche. En el paisaje, hay dos casas derrumbadas y la montaña de basura ha crecido unos metros. Una de las educadoras nos pregunta qué es ese montículo. Lleva sólo dos días en el Fanal y todavía le dura la cara de pasmo. El reencuentro con Patricia y Rocío es fácil. Estas chicas son un cielo. Nos ponen al día de los últimos acontecimientos de la zona. Las dos casas no han caído por efecto de las excavadoras, sino por la lluvia. El Samur Social acogió a las familias pero sólo por cuatro días. Luego, a buscarse la vida. Es el procedimiento habitual.

A los pocos minutos de nuestra llegada comienza la marea de niños en dirección al Fanal. Acaban de salir del colegio. Nuestra presencia les divierte. En concreto la de Rafa, les encanta ver a un señor con tan poco pelo y tan largo. Comienza el juego. Son muchos niños divididos en dos grupos: pequeños y mayores. Con éste último es con el que vamos a empezar a trabajar. Diecisiete chiquillos con edades que van de los 9 a los 15 años. Complicado. Antes de salir sabíamos que no había luz y que se nos había fastidiado el plan de hoy. David quería enseñarles el trabajo del taller de Sao Paulo. Toca improvisación, primo. Guau Guau!

Después de la charla presentación y de acordar por consenso el día de trabajo, pasamos el portátil por grupos para que vayan jugando al videojuego, familiarizándose, mientras les vamos contando sus posibilidades. Intentamos que les llegue el mensaje, que se enganchen, pero es muy difícil. Mucho niño, y a falta de un centro de atención están desmadrados. Nuestros pequeños aliados, los chicos que conocimos antes del verano y que esperaban con ganas nuestra llegada, hoy están de malas y pasan de nosotros. Otros comienzan a pegarse en el aula, uno sale llorando. El grupo de niñas no contesta a nuestras preguntas y están ausentes escuchando Reggeaton por el MP3. Sin embargo, dentro del caos, hay niños que no se han despegado de la pantalla y que empiezan a plantear cuestiones muy interesantes. Ñordi, el cabecilla de la mente brillante, nos tiene absolutamente entregados. Ha conseguido en pocos minutos que el que hace las preguntas, Cristóbal el periodista, le termine contando su vida. “¿Tienes a la novia en EEUU? ¡Qué putada tío!” “Yo también quiero ser periodista pero hay que irse de España. Este país está fatal.”

Terminamos la sesión de hoy con un último ejercicio que consiste en decir nuestros nombres y nuestro barrio. Al finalizar Ñordi, una vez más, nos pone firmes: “¿Por qué nos preguntas de dónde venimos? Si no viviéramos en la Cañada, ¿qué narices haríamos aquí?”
 
Carmen
 
Mi nota:
Una chica del taller, muy silenciosa todo el tiempo, mientras veíamos las fotos de las favelas de Alvarenga en Sâo Paulo, comentó: - ¡Ah!, ¿Son las casas de La Cañada?
 
Sâo Paulo está a casi 9000 km. de Madrid, ¿o no?
D.
 
[ Noticias + News ] 08 Octubre, 2008 11:36

 

 

Carmen es una buena periodista, precaria, sin curro fijo, puteada, pero ocurre que esa noche estaba allí. Vió como, el lunes pasado, la gente de Lavapiés se amotinó contra la prepotencia de la policia, que entró en la Plaza para hacer una de sus habituales redadas o cacerías del inmigrante.

Pero está vez, la zona era un hervidero, y la gente ante la injusticia de la que eran presentes se amotinó contra la injusticia. Otra gentes, lo vieron y lo contaron también, Al final, los maderos se llevaron a entre 20 o 25 sinpapeles y a uno de los que protestaban, dieron palos, pero salieron escamados.

En estos momentos, se están preparando acciones de protesta contra estos actos vergonzosos hacia la pobre gente, y para criticar la sempiterna prepotencia y falta de profesionalidad de los funcionarios policiales (que aburrimiento, cuándo dejaremos de tener policias fachas) que como siempre se mostraron perdonavidas, chulos, violentos: intolerable.

Lo que pasó con la gente esa noche, si que es el 2 de Mayo, y no el de Garci y la Espe.
D.

 

www.tinapaterson.com

[ Noticias + News ] 07 Octubre, 2008 15:47
Lunes por la tarde. Cruzo la plaza de Lavapiés. Voy pensando en comprar fruta para la reunión de una de las organizaciones sociales que se ubican en el barrio. Hace buen día, algunos habituales charlan en los bancos, los niños juegan en el parquecito, otros pasean...todos ellos cercados por un amplio destacamento de policía nacional (había municipal también, no?
Otra vez. 'Control rutinario de documentación'. Otra redada. Otra razia. La plaza se llena de policía. Tienen a un grupo de migrantes en hilera de espaldas contra una pared, están pidiendo los papeles.
Me paro con un grupo de latinoamericanos a los que acaban de pedir la documentación. "Por qué no van a por los que hacen algo de verdad", dice uno. Otra mujer indignada comenta: "Yo acabo de salir de trabajar... y en la pared, es humillante".
Tienen documentación y ya han sido identificados, pero se quedan al lado de los que esperan en la hilera. Con la indignación parada en el sitio.
Otras personas miran lo que pasa de lejos. Otra redada y, otra vez, rabia e impotencia de no ser capaces de hacer nada.
No llego a incorporarme a la reunión. Ya hay alguna vecina más mirando.
Me uno a  algunos compañeros y amigos. Somos pocos y no sabemos qué hacer.
Lo mínimo, que al menos se sientan obeservados. Nos ponemos enfrente. Les pedimos además los nombres de los que están separando de la hilera y metiendo en una furgoneta Ducato, para que las redes de apoyo a migrantesdel barrio puedan hacer seguimiento de su situación. "Estamos trabajando, después hablamos con ustedes", nos dice uno de los que parece estar'coordinando' la operación, walkie en mano y vestido 'de paisano'. Es decir, que no nos van a dar la lista. Uno de ellos rompe el papel donde una compañera iba apuntar los nombres y la matrícula de la furgoneta.
Tampoco nos dejan estar en la calzada. Se encaran contra un chico que ha hecho una foto con el móvil. Sube la tensión y se oye el primer grito: "Ningún ser humano es ilegal". Comenzamos a gritarles mientras siguen pidiendo papeles, aunque sabemos que han puesto multas por escándalo en casos similares. Pero ahora empezamos a dejar de ser un grupo reducido.
Rueda de llamadas y la gente de la plaza que reacciona al grito de "no son delincuentes, son nuestros vecinos". Debemos ser unos 30. A un lado de la policía,  blancos, al otro, negros. La más simple de las segregaciones.
"Esto se parece a la Alemania nazi", se oye. Se están poniendo nerviosos.
Hace un rato que se ha marchado la furgoneta y uno de los coches con la gente que han detenido. No sabemos cuántos tenían dentro y cuántos se llevan, ¿15? ¿20? "Ningún vecino, desaparecido", volvemos a gritar.
Algunos migrantes recién identificados y otros que pasan por allí se sienten respaldados y se unen. "Sólo son inmigrantes, déjalos en paz", exclama uno. Echamos de menos algún objeto con el que poder hacer más ruido. Sólo los cuerpos, los silbidos, las patadas, los gritos. Y somos cada vez más.
Unos niños se encaraman al banco que la policía tiene justo delante y les gritan: "¡Fuera, fuera!". Todo el mundo les chilla que se vayan. Ahora están esperando a que vengan más coches para poder llevarse a otro grupo.
Somos más de cien personas (??). Llegan más coches de policía, más motos,meten a más personas. La multitud grita "¡libertad, libertad...!" a los coches de policía y se va acercando a ellos. Se intenta impedir que se lleven a los últimos detenidos poniéndonos delante de los vehículos.
Empujones. La policía agrede a varias personas. Se responde con más gritos, y golpes a los coches, alguien escupe al cristal de uno de ellos.
"Ningún vecino desaparecido". La gente ha salido a los balcones y la plaza es un hervidero. "Fuera la polícia de nuestros barrios", se clama.
También se señala a los que van de secreta  y a los coches que quedan, uno a uno. La gente les insulta, les persigue mientran se retiran.Gritamos contra cada uno de ellos hasta que van abandonando la plaza. Salen más coches y motos de policía. Son muchos, no sé de dónde han salido tantos.
Nosotros también somos muchos y, por un momento, nos sentimos fuertes.
Sale el último coche de la plaza y un aplauso rompe sobre todos.
Hay de 15 a 20 personas detenidas (???), los que se han llevado en la furgoneta y un chico que han detenido en Embajadores y que parece que puede estar encerrado hasta el miércoles.
Hoy hemos dado un paso adelante ante el acoso policial constante a la población migrante del barrio. Algunos lo habían hecho ya en solitario o en pequeños grupos. Pero hoy fuimos muchos. Hoy la policía supo que no puede actuar con total impunidad  ante la mirada frustrada de los vecinos, supo que no vamos a normalizar el atropello sistemático.
Hoy les miramos juntos, les gritamos juntos, les señalamos, les echamos de la plaza. Hoy no pasamos de largo, como quien va a comprar fruta.

Una vecina de Lavapiés.
[ Cañada Real Galiana (Madrid) ] 02 Octubre, 2008 12:45

Gallardón y Aguirre se ponen cañeros

“Tú el Pronto, y yo el Fairy”, a Esperanza Aguirre y a Gallardón les une el amor a la limpieza. Ayer, como una mañana de domingo en casa de un españolito cualquiera, se sacudieron la modorra y comenzaron por lo que siempre da más pereza, el water.

La semana pasada, las informaciones sobre las inundaciones en el Gallinero y las fotografías de niños bañándose en lagunas de mierda ocuparon varias páginas de El Pais y otros diarios. Ayer, el ayuntamiento demolió ocho casas del Sector IV sin orden judicial con la excusa de que no es necesaria para viviendas deshabitadas. Pero las casas sí están ocupadas y, casualmente durante el derribo, sus moradores se encontraban juntos, rezando y celebrando el último día del Ramadán en la Mezquita.

Según El País de hoy, “Los problemas causados por las lluvias hace dos semanas en este poblado, con zonas anegadas por completo, y el peligro de riadas, son las razones que (El Ayuntamiento) esgrime para defender el desalojo del poblado”.

Las imágenes y la descripción sensiblera de la miseria bajo el agua dan motivos al ayuntamiento para entrar a saco con el desinfectante y el estropajo. Pero, señores, hay trampa. La zona de la Cañada que sufrió las inundaciones, que recibió los objetivos de los medios de comunicación, que mostró sus charcos con ratas muertas y sus niños desnuditos jugando en el barro, es el Gallinero. Sector que se encuentra a varios kilómetros del IV, pegado a Rivas Vaciamadrid, y donde se han realizado los últimos desalojos. Podemos jugar a las 25 diferencias pero la clave es una. El sector que interesa derribar es el IV, el que tiene valor urbanístico. El que interesa mostrar es el Gallinero, el que da la excusa.

A simple vista...¿os parecen las mismas construcciones?

Gallinero inundado

Sector IV derribado

 Vía Carmencita acuática.

Este martes, allí estaremos.
D.