Este juego es ancho y largo: todo empieza en talleres y grupos de trabajo en los que chavales migrantes deciden qué historias quieren contar, en qué escenarios y con qué personajes.

Al mismo tiempo que se van familiarizando con las herramientas de diseño gráfico, 3d y animación, se introducen las dos piezas de software que hemos creado específicamente para el proyecto: el motor del juego y el editor.

Antes de nada, hay que familiarizarse con el motor y las cosas que permite y luego hay que saber trabajar con el editor para modificar versiones anteriores y aprovechar si es posible el trabajo ya hecho.

El objetivo pues de los talleres es doble, por un lado los chavales tienen que asumir un proceso de discusión y decisión encaminado a decidir cómo quieren construir su propia imagen, imagen que luego tendrán que negociar con los habitantes del barrio, para fotografiar los interiores de las tiendas y edificios, por ejemplo, que quieren utilizar; pero además, por otro lado en los talleres se plantea la posibilidad de comprometerse con un aprendizaje más a fondo de las herramientas gráficas y de edición de modo que los chavales mismos se puedan convertir en agentes plenamente autónomos de construcción del juego y de su difusión. De hecho en los talleres previstos para Berlín serán Tarik y Abdellah, dos participantes de la primera ronda de talleres, quienes coordinen el trabajo con los chavales turcos de allá.