[ General ] 06 Noviembre, 2006 00:50

Antón Corpas

Fuente: rebelión.org

Hay un error de origen y algo más que un error, cuando alguien saca como experiencia y conclusión ética e histórica de la shoah que «hay que salvar a los judíos».

Efectivamente, hay una parte absolutamente intransferible de la reflexión en torno al genocidio, que corresponde al pueblo judío como sujeto colectivo. Eso incluye que, aunque el sionismo se ha convertido en la vía hegemónica, no ha sido la única, no lo es, y hoy no es compartida por gran parte de la comunidad judía internacional.

Por otro lado, la única determinación política y moral que puede obtenerse de la noche de los cristales rotos, de las leyes antijudías, de los guetos, de las deportaciones masivas y de las cámaras de gas; es que ningún otro pueblo o grupo humano, sea lo que sea lo que lo une, y sea quién sea quién lo extermina, debe ser sometido nunca a una política genocida como la planificada y ejecutada por la Alemania nazi contra el pueblo judío. Que ningún pueblo, nación, estado o civilización tiene derecho alguno de borrar a otro del mapa, y que ni siquiera Israel tiene derecho a la deportación, la expulsión, el apartheid, la fragmentación del territorio y el asesinato masivo, es de una coherencia sencilla pero que parece difícil de entender.

El 14 de mayo de 1948 la ONU aprueba y legitima la constitución del estado de Israel respondiendo a la presión armada sionista y a los intereses mismos de las viejas y nuevas potencias. La autodenominada comunidad internacional, no puede decirse que de manera inconsciente, abre entonces esta veta de dolor. La aprobación de un estado hebreo que habría de construirse irremediablemente sobre un territorio habitado por árabes, como bien sabían los colonizadores franceses y británicos y cualquier político o diplomático bien informado, era un pacto por el que Europa y Estados Unidos aceptaban limpiar sangre con sangre. Limpiar la sangre derramada por la judeofobia europea con la sangre por derramar de la población árabe palestina.

Esta perversa concepción de la justicia atraviesa la relación europea con Palestina e Israel, empezando por esa condición de observador imparcial y portador de buena voluntad, que se atribuyen la Europa institucional y buena parte de la esfera intelectual y «progresista» del continente. Para la mayoría de los sistemas de poder europeos, de la España de los Reyes Católicos a la URSS de Stalin, «los judíos» habían sido «un problema», «una excusa», «un fantasma» que agitar en el momento adecuado, y del que después del judeocidio nazi había que librarse y lavarse sin poner en peligro ni en cuestión ni la historia ni la estructura moral de las distintas sociedades. Todos sabían y todos deberíamos saber que cualquiera de los estados y los dirigentes europeos podrían haberse visto, en un momento dado, en el banquillo de Nühremberg. Aquel 14 de mayo en la Asamblea General de las Naciones Unidas, unas pocas horas antes de que las autoridades británicas abandonaran Palestina traspasando poderes a la dirigencia sionista, es el día en que Europa se libró de los judíos.

Lo que desde un principio importa al aparato postcolonial no es evitar que se vuelvan a producir crímenes contra la humanidad, o que no se vuelvan a dar las condiciones de impunidad y necesidad propicias para una nueva generación de criminales de guerra y de funcionarios del exterminio. Lo que le importa a los estados que se levantan de la pesadilla de la II Guerra Mundial, es solucionar su «problema con los judíos». Su problema histórico, su problema social y demográfico y su problema moral. No se trataba, pues, de sacar de la shoah conclusiones universales, ni de reconocer y depurar el racismo ideológico y estructural sobre el que se había asentado la civilización europea, sino de acabar con la eterna cuestión judía, un término eufemístico para definir la judeofobia que los atravesaba a todos sin excepción.

Esta resolución es la que permite hoy a intelectuales y dirigentes políticos europeos hablar como espectadores independientes, y desde entonces, cuando se enuncia el derecho a Israel y los derechos de Israel, el asesino no asume la responsabilidad de su historia y sus propios crímenes, sino que se da el privilegio y el gusto de conferirle a su víctima el derecho de aniquilar a otros, y de esta manera le está ofreciendo la posibilidad y la condición de ser un igual.

Hoy, cuando el estado israelí ha desoído o violado hasta cuarenta y ocho resoluciones de la ONU; cuando extiende sus fronteras mas allá de los límites de 1967; cuando en el propio seno de Israel existen un derecho y una jurisprudencia diferentes para árabes y hebreos; cuando el ejército y el estado israelí se atribuyen un derecho subjetivo para actuar en los territorios ocupados y en el sur de El Libano o para seguir ocupando los Altos del Golán de soberanía siria; hoy, se dan esas condiciones de impunidad y necesidad para lo que ya son varias generaciones de criminales de guerra y funcionarios del exterminio, en el corazón mismo de Oriente Medio.

Aquí cabe señalar que sí Israel se ha convertido para los europeos en una oportunidad de aplaudir a los judíos y de darse golpes de pecho contra el antisemitismo, es precisamente porque, si hay algo equivalente al desprecio derrochado contra el pueblo hebreo desde la inquisición española hasta el Berlín de los 30, es la profunda aversión europea y también estadounidense hacia árabes y musulmanes. Si mientras escribo esto, el Tsahal ha podido asesinar a 350 palestinos desde el mes de junio, y el bloqueo económico euro-estadounidense al gobierno de Ismail Haniye ha hundido la economía de los territorios ocupados, si eso es posible sin que se conmueva un ápice la sensible y bienintencionada sociedad europea, es porque la vida de un árabe está en la misma escala cero que estuvo en su momento la vida de cualquier judío.

En este punto es importante analizar las posiciones pro-israelies o para-sionistas que, básicamente, basculan entre dos argumentos, sin mucha diferencia si la opinión viene de la derecha o de la izquierda. Por un lado se vindica Israel como un estado normal, crímenes incluidos, con su guerra de conquista y exterminio y su saldo macabro, «como cualquier otro país»; un argumento a todas luces estremecedor. Pero de la misma manera defiende la excepcionalidad de Israel, al establecer una relación patrimonial con la shoah de la que derivan derechos, consecuencias y juicios diferentes a los que se harían frente a «cualquier otro país».

Así, cuando hablamos de proceso de paz, Roberto [sic] Sánchez Cedillo entre otros, se preocupa por «la existencia de Israel, al menos como punto de partida de una perspectiva de paz y justicia». Pero si Israel fuera un país normal, ante la ocupación y la violación sistemática de los derechos humanos, no deberíamos estar preocupados sobre si es irreversible o no la existencia del agresor; deberíamos estar preocupados porque pararan inmediatamente los crímenes de guerra, porque el ejército se retirara a las fronteras de 1967, porque se desmantelaran los asentamientos, porque sus dirigentes fueran sometidos a juicio, y porque una resolución internacional limitara y bloqueara al mínimo su capacidad y su arsenal militar.

Los puntales europeos y «progresistas» de Israel pretenden jugar en el campo del humanismo, de la ética y del aprendizaje de la historia, a la vez que observan los derechos de conquista, el apartheid étnico, jurídico y geográfico y la política de exterminio, como el dolor necesario al parto de un estado legítimo. Eso debe ser lo que Sánchez Cedillo llama «la inversión y perversión de la perspectiva» o «una nueva exposición del problema de Oriente Medio y del conflicto palestino-israelí», que no es otra cosa que la vieja exposición y la perversión típica de la perspectiva europea sobre Oriente Medio.

[ General ] 11 Septiembre, 2006 01:16

George Galloway, el diputado escocés que fue expulsado del Partido Laborista por su oposición a la invasión de Iraq, entrevistado en Sky News desde Jerusalén. Claro y directo en un estilo borde directamente proporcional a la estupidez de la entrevistadora.

visto en cuaderno de campo.

[ General ] 04 Septiembre, 2006 00:39

El sábado pasado, 2 de septiembre, volvimos a sacar a la calle el diario de guerra de Mazen Kerbaj, espoleados por el éxito de la anterior y por el propio Mazen, que al enterarse (porque se lo contamos) nos había dicho que le parecía

impressionnant! c'est tout ce que je peux dire. le coup de les mettre par ordre chronologique aussi c'est génial. quelle bonne idée. je crois que ces dessins sont faits pour le passant. pour interpeler. je crois qu'inconsciement je pensais à ca en les faisant. je vais poster un link sur le blog avant de partir.

(¡impresionante! es todo lo que puedo decir. Lo de ponerlos por orden cronológico es también genial. Qué buena idea. Creo que estos dibujos
están hechos para el transeunte, para interpelar. Creo que inconscientemente pensaba en eso cuando los hacía. Voy a poner un link en el blog antes de irme.)
Con un comentario así, nos ha faltado tiempo para añadir unos cuantos dibujos más, esta vez en color, y llevar otra vez los bártulos a la plaza de Lavapiés, a falta de que se nos ocurriera un lugar mejor para la próxima.

De la mano de Asor llega este vídeo del evento:

Como hay gente que se ha mostrado interesada en hacer lo mismo en otros lugares, los 87 dibujos traducidos que hemos sacado pueden cogerse todos de aquí. Por lo demás, bastan un lugar concurrido, unos metros de cuerda y una buena provisión de pinzas de la ropa.

[ General ] 25 Agosto, 2006 14:52

Domingo, 27 de agosto de 2006.
20.30 horas de la tarde. Lugar, plaza de Lavapiés
Exposición en la calle, imprevista, como la guerra.
Un día de guerra, un dibujo.

Mazen Kerbaj, Beirut, Líbano. Una forma de expresar lo inexpresable. De narrar lo imposible, de dibujar los trazos de un horror tan próximo.
Desde que el Estado de Israel comenzó la abierta ofensiva y guerra no declarada en el Líbano, Mazen se ha dedicado a expresar, día a día, igual que otro montón de gente con lo que ha tenido a mano, lo que estaba viviendo. La experiencia encarnada de la guerra. La lucidez de una mirada que no ha perdido la extrañeza ante tanta atrocidad.

Desde aquí, no tenemos palabras para decir lo que no queremos, "no a la guerra" deseamos que siga siendo parte de nuestro sentir, pero sabemos que se queda corto, que no vale con el fin del bombardeo, que la determinación de la vida cotidiana está atravesada por una historia muy larga en la que la cuestión palestina y la instauración del Estado de Israel son la piedra de toque de un conflicto que nos negamos a que sea eterno.

Sacar a la calle el conflicto pensamos entonces que no pasa por eslóganes reduccionistas ni simplistas; expresar el conflicto con esta exposición no es más que una forma de decir no, una diminuta forma de decir no, de hacernos eco de las palabras, de los dibujos, de las líneas que nos llegan desde allá y que siguen atravesando con fuerza las fronteras.

El diario, en dibujos, completo, aquí: http://mazenkerblog.blogspot.com/
Difunde.


Fotos de la expo

[ General ] 01 Agosto, 2006 23:45
Por primera vez, se ha extendido el miedo entre los civiles del norte de Israel, y posiblemente en otros lugares de Israel pronto. No digo esto con ningún tipo de regocijo, digo esto desde una profunda tristeza, quiero decir, esto es una tragedia, ahora tenemos libaneses, palestinos e israelíes sufriendo todos las consecuencias de este ciclo de militarismo y barbarie. Es un ciclo que tenemos que comprender como una guerra entre dos pueblos diferentes. Israel, trata de proyectarse como un estado pacifista, marcándose todos estos gestos valientes y atrevidos mientras que los árabes sólo tratan de matarles. ¿Qué pasó de los últimos treinta años de ocupación Israelí y subyugación y muerte de palestinos y libaneses? ¿Olvidamos simplemente de todo aquello? No nos olvidamos. La historia no funciona así. La naturaleza humana no funciona así. La gente finalmente en Palestina y Líbano desarrolló movimientos de resistencia para plantar cara a Israel, y llevarles algún tipo de castigo aunque fueran pequeños pinchazos, un misil, el secuestro de un soldado… Pero ha generado una cierta disuasión, estos dos grupos han desarrollado una cierta cantidad de disuasión, que yo creo ha vuelto locos a los israelíes. Simplemente no son capaces de manejarlo, excepto con su castigo militar.
Leer el resto
Esto es parte de una entrevista con Rami Khouri (léase Juri), periodista jordano-palestino del diario libanés en lengua inglesa The Daily Star. El resto se puede leer en Beirut Crossing, un blog muy recomendable desde el que se está haciendo una labor de recopilación de textos, links, alguna traducción, de lo más interesante sobre lo que está ocurriendo en el líbano y sobre algunas cuestiones candentes...
[ General ] 31 Julio, 2006 03:48
Desde Gaza, una carta de Laura, miembro de un grupo de observadores de Komite Internazionalistak. Esta brigada, compuesta por nueve personas, se encuentra retenida en Gaza. Israel, sin ninguna explicación, les impide salir. Es la primera vez que esta práctica, utilizada de forma sistemática contra la población palestina, se lleva a cabo contra internacionales.
Un abrazo a todo el mundo. Entramos en Gaza ayer 27 por la mañana pese a las bombas que seguían cayendo a pocos kilómetro del control de Erez. Justo ese día había una coordinación de ONGs internacionales en Gaza City y el cónsul español también entraba para evaluar daños, con lo que la autoridad israelí puso menos oposición a quienes estábamos allí y pudimos, por fin, adentrarnos en esta tierra.

El solo paso por EL CHECKPOINT DE EREZ PONE LOS PELOS DE PUNTA: tras los consabidos controles por parte de los soldados israelíes, dos kilómetros de pasillo bajo un techo de uralita con una humedad y un calor insoportables, a merced de que los soldados quieran abrir la siguiente valla metálica controlada automáticamente desde sus lejanas cabinas para poder avanzar.

El aire de Gaza es denso y húmedo, y la tensión puede cortarse con cuchillo. La franja mide 365 km2 y su población es de 1.300.000 habitantes. Es una de las zonas con MAS ALTA DENSIDAD DE POBLACION DEL MUNDO. Y creciendo, a pesar de los asesinatos diarios que Israel esta perpetrando. La sensación que se tiene al entrar aquí es la de estar en una prisión, en una jaula cerrada por todos los lados y cuyas llaves están en manos de un carcelero que quiere verte morir. LA UNICA DIFERENCIA CON UNA CARCEL ES QUE EN ESTA HAY REGLAS. EN GAZA NO.

Lo primero que llama la atención de esta tierra es lo fértil que es, o era, y lo terriblemente destruida que esta. GAZA ESTA SIENDO ARRASADA Y BOMBARDEADA DIARIAMENTE DESDE HACE UN MES, lo que se suma a la destrucción que Israel genero durante la segunda Intifada, y la inmensa mayoría de LAS VICTIMAS, como en Líbano, SON CIVILES.

Las diferentes técnicas de ataque continuado a la población que practica Israel son maquiavélicas: ayer nada mas llegar nos llevaron a un edifico que había sido destruido esa misma madrugada por un misil. Habían llamado a la familia diciendo que una hora destruirían su casa y así lo habían hecho. Habían tenido tiempo de recoger lo básico y salir huyendo. Ellos y todos los vecinos. Las casas de todos quedaron convertidas en escombros en una sola explosión. Estas casas están al lado del hospital de Alauda, cuyos cimientos temblaron con la detonación. Vimos luego un colegio que habían avisado iban a destruir, y 10 minutos después de haberlo visto oíamos caer el misil. Por suerte, los niños están ahora de vacaciones.

Otras familias gazanas no tienen tanta suerte y no les avisan cuando van a bombardear sus casas o las calles por las que pasean, o las playas en las que se bañan: en el ultimo mes ha habido mas de 170 muertos y los heridos se cuentan por miles. Las bombas se oían a lo lejos, pero al rato cesaron, seguramente porque dieron ordenes de parar durante la visita del cónsul. Supimos exactamente la hora a la que el cónsul había abandonado Gaza porque los bombardeos volvieron.

después de ver la destrucción y el caos en el que tienen sumido a esta ciudad y de reunirnos con el coordinador de la Oficina de Derechos Humanos en Gaza, fuimos al Hospital Central de Gaza City a visitar heridos. Un breve apunte sobre este hombre: aunque su discurso fue vehemente y conmovedor, se le veía seriamente afectado por los últimos acontecimientos, su mirada estaba como perdida, a veces dejaba de hablar, y llego a decir que no había vivido nunca nada igual y que no sabia cuanto mas iba a poder aguantar... Los médicos de Health Work Committes nos dijeron que si las situación seguía así, en dos meses no habría paliativos posibles para la crisis humanitaria en Gaza. Por cierto, hay 500 toneladas de comida y medicamentos en Rafah, la frontera con Egipto, que no pueden llegar a Gaza porque Israel no concede el permiso.

Entendimos todavía mejor su mensaje y su estado en la visita al hospital. Habíamos oído hablar de que en estos bombardeos ISRAEL ESTA UTILIZANDO BOMBAS DE RACIMO y pudimos comprobar in situ el efecto de estas armas de destrucción masiva: niñas, niños, jóvenes y ancianos con los miembros amputados y sus cuerpos mutilados, con quemaduras graves y heridas profundas por todo el cuerpo. Hoy en un campo de refugiados que fue atacado el día 19 nos han contado que estas bombas hacen desaparecer la ropa instantáneamente, la disuelven sin dejar rastro, y hacen trocitos los miembros, tras desgajarlos de sus cuerpos. Un chico nos han relatado como le sucedió esto el día 19 a su madre y una de sus hermanas mientras tomaban el fresco en el jardín de su casa. No hacen falta comentarios.

LAS CONDICIONES DEL HOSPITAL CENTRAL DE GAZA SON INNENARRABLES: sin apenas suministro eléctrico, sin medicamentos ni anestesias para paliar los fuertes dolores de los cientos de heridos, ni espacio suficiente para todos... con un calor asfixiante siempre may. Hasta en la terraza había camillas con gente muy malherida por las bombas. Cada uno tenia una historia, todas igualmente terribles, pero las familias se alegraban de poder contárnoslas, repitiendo que dijéramos a nuestros pueblos y a nuestros gobiernos lo que les habían hecho. Nos derrumbamos cuando vimos a una niña de 7 años que había recibido impacto de metal en el cráneo, durante el bombardeo al colegio que he mencionado. Vive cerca y estaba jugando por allí. No le dio tiempo a llegar a casa cuando oyó los Apache sobre su cabeza. Si, lanzan estas bombas también desde helicópteros. Para no errar el blanco. Anoche los oímos sobrevolar la ciudad y lanzar rockets durante horas.

Podría estar hablando horas de toda la destrucción que hemos visto hoy (la central eléctrica de Gaza, los campos de cultivo, las plantaciones de naranjos y limoneros, fabricas, barrios, casas...) y de todos los dramas entre la población civil con la que hemos hablado, pero creo que os podéis hacer una idea de lo que esta pasando aquí:

-Se están llevando a cabo crímenes de guerra a la luz del día y los gobernantes europeos mantienen una conspiración de silencio o se posicionan de facto junto a Israel.

-En esta guerra se está destruyendo especialmente la infraestructura civil y se esta asesinando sistemáticamente a población civil.

-Israel comete diariamente crímenes de guerra en la franja de Gaza.

Mi mensaje del otro día era quizás pesimista. después de ver esto, se que este pueblo es muy fuerte y puede resistir lo insoportable, porque aquí la resistencia no es solo un derecho ante una agresión de este calibre, sino una obligación. Pero no me cabe ya ninguna duda de que solo los pueblos, presionando a sus gobernantes, podemos romper esta conspiración de silencio para que Israel no salga impune de sus crímenes contra la humanidad.

Hemos intentado salir hoy de Gaza pero al llegar a la frontera y llamar al checkpoint de Erez nos han dicho que estaba cerrado. Estamos a la espera de que las autoridades israelíes quieran abrirlo. Esperamos que mañana nos dejen salir hacia Jerusalén.

Un fuerte abrazo desde Gaza.

Laura.
[ General ] 30 Julio, 2006 15:29

qana

Hace 2000 años, en Caná, Cristo transformó el agua en vino.
Hoy, en Caná, la aviación israelí ha transformado a los niños en brasas.
Hoy, en Beirut, no soy capaz de transformar esta página en un dibujo.
mazenblog

Beirut + free improvised music + comics + bombs + drawings. Así se presenta la bitácora del dibujante y músico libanés Mazen Kerbaj, cronicando su día a día en el Beirut bombardeado.

mazenkerblog.blogspot.com

[ General ] 21 Julio, 2006 01:45

Las confesiones de un sargento israelí:

Y no ves a los palestinos como seres humanos, los ves como animales. Entras a su casa durante la noche, los despiertas, les gritas, las mujeres allí, los hombres allí, y rompes todo.

Lo mismo cuando estás en un check point, los obligas esperar mucho más de los necesario, a veces durante horas, y coges a un palestino al azar y le das una paliza, de cada quince o veinte que pasan, para que el resto tenga miedo y esté tranquilo. Sólo así, tú que estás con cuatro soldados más los dominas a ellos que son miles.
El resto en el Blog de Hernán Zin. Merece la pena leerlo, aunque deja una sensación agridulce; los verdugos arrepentidos acaban desplazando a sus víctimas, ocupando ellos mismos el papel de víctimas "por lo que se les ha obligado a hacer"; Primo Levi tiene acerca de esto unas reflexiones muy interesantes, creo que en Los hundidos y los salvados. En definitiva, no sabemos quién pueda ser ese hombre ¿muerto? y humillado en el suelo ni cómo ha llegado a esa situación; para lo que Yehuda Shaul, el soldado arrepentido, quiere contar, no es lo más importante: antes, porque era sólo un anónimo mohamed ilustrando el poder de unos adolescentes; ahora, porque sigue siendo un anónimo palestino ilustrando la mala vida pasada del soldado arrepentido. En ambos casos sólo es un detalle de la biografía de sus verdugos.

Y no dejéis de mirar la página de la ONG que ha fundado este hombre recogiendo testimonios y fotos de recuerdo (Breaking The Silence). No tiene desperdicio. Para muestra un botón: una pintada israelí en un muro de Hebrón:

[ General ] 12 Febrero, 2006 03:36

No existe en la historia un conflicto más manipulado y tergiversado que el de Palestina. De nada sirve que todo el corpus jurídico internacional exponga con una claridad meridiana todas las violaciones que Israel ha cometido sobre unos territorios palestinos que no le pertenecen y un pueblo al que inflige una cantidad infinita de castigos, abusos y humillaciones. La alquimia de las palabras acaba por modificar los conceptos. La ocupación se ha ido convirtiendo en «territorios en disputa», el cumplimiento de la ley por parte de Israel en «concesiones» o «gestos», las colonias en «asentamientos» (incluso en «barrios judíos»), el muro en «valla de seguridad». Y, por supuesto, el terrorismo es un término del que los palestinos tienen la exclusiva. Esta manipulación del lenguaje ha ido transformando la visión del conflicto: los progresos hacia la paz dependen del comportamiento de los ocupados (la Autoridad Palestina) y no del ocupante (Israel), las presiones y exigencias recaen sobre la víctima y no sobre el verdugo, y los donantes internacionales pagan los costes de la ocupación sin desafiarla. Se dice «el desarrollo económico de los territorios palestinos es indispensable para asentar la paz en la región» (Banco Mundial), pero no se acompaña de la voluntad de atacar políticamente la causa que genera esa situación de crisis humanitaria, de manera que la ayuda internacional se ha convertido en la compañera de viaje de la ocupación. Es más, libera económicamente a Israel de su responsabilidad ante la ley internacional (que como fuerza ocupante tiene que asumir la asistencia a los ocupados), no exige nunca compensaciones a Israel por lo que destruye y una parte considerable de esa ayuda va a programas sobre la «reforma» y la «democracia», creando la ficción entre los palestinos y la opinión internacional de que existe un proceso político en marcha para la construcción del Estado palestino, cuando en realidad no se está haciendo nada para evitar que ese Estado palestino sea un bantustán inviable donde de poco va a servir la democracia.

El último eslabón de esta cadena de inversiones de la realidad la está protagonizando la desaparición (por ahora política) de Ariel Sharon. Al que fue toda su vida un «hombre de guerra» (o más bien de crímenes de guerra) se le califica de «hombre de paz»; a quien nunca reconoció jerarquía, leyes, normas, ni ética; al que nunca ha aceptado la más mínima idea de negociación con los palestinos, al artífice de la colonización judía en tierras palestinas, al hombre del apartheid y la limpieza étnica, al que ha hecho territorialmente inviable la existencia de un Estado palestino, el que ha cambiado la paz por el extremismo y la radicalización palestinas, ¡se le presupone un «legado» que hay que conservar! Consérvenlo, y Oriente Medio no verá nunca la paz ni la estabilidad.

La presentación de las elecciones palestinas está también sometida a esa dinámica de crear espejismos que ocultan la realidad. Se busca dar sensación de normalidad a una situación que es profundamente anómala porque se celebran sin ninguna perspectiva de que acabe la ocupación y porque dos tercios de la población palestina no tienen derecho al voto; y el tercio que lo tiene lo hace bajo ocupación militar (lo que interfiere en la libertad de movimientos de los votantes y en la de los candidatos para hacer su campaña). En Jerusalén Este Israel sólo ha permitido que voten 6.300 palestinos de los 110.000 que deberían hacerlo (esos «afortunados» han sido elegidos por sorteo), y todos los refugiados que no viven en los territorios vuelven a quedarse al margen del voto «nacional».

Las elecciones se celebran para elegir un Consejo Legislativo y, en consecuencia, un nuevo gobierno que no tendrá ningún Estado que gobernar, sino mantener un esqueleto institucional que permita plantear que todo el proceso hacia la paz depende del comportamiento de los palestinos y no de Israel. Las elecciones crean la ilusión de que existe un proceso político que eventualmente llevará al Estado palestino y mientras exista esa ilusión Israel puede continuar con su política de apropiación de territorio para llegar a una «solución» que ningún líder palestino puede aceptar. Por ello, ha impuesto el unilateralismo y ha ignorado a cualquier interlocutor palestino. Primero, el problema era Arafat, pero Abu Mazen no ha corrido mejor suerte y en el futuro el pretexto será que Hamás está presente en las instituciones palestinas. Mientras tanto, se sigue con el muro que invade el territorio palestino, se intensifica la colonización de Cisjordania, la judeización de Jerusalén Este, e incluso se sitia a los núcleos de población palestina israelí levantando otros muros que la aíslan y le van haciendo imposible la subsistencia. Objetivo: apropiación de territorio cuando quede limpio de palestinos. Y todo ello con el beneplácito de EE UU y el conformismo de los europeos.

Para los palestinos las elecciones tienen otra lectura. Son una búsqueda desesperada de poner en orden su propia casa, acabar con el caos y reforzar su liderazgo político. Mientras la popularidad de Hamás ha crecido, la de la OLP (y su principal grupo, Al Fatah) ha descendido. Pero el propio Mahmud Abbas necesita a Hamás en el juego político para conseguir imponer el orden. El éxito de Hamás le debe mucho a Ariel Sharon (recomiendo el artículo de Bradley Burston, «Hamas 'R' Us» en Haaretz 19 de enero de 2006). Despreciando cualquier nivel de negociación con Mahmud Abbas, Sharon no ha hecho absolutamente nada para que ganase un mínimo crédito ante su población; por el contrario, ha invertido en la radicalización y la violencia. Pero tampoco nadie se ha interesado por supervisar el comportamiento honesto y democrático de los actores e instituciones palestinas que nacieron al calor de la comunidad internacional en el marco de Oslo. La consecuencia es que la corrupción y la fragmentación clánica de Fatah, junto a su incapacidad por mejorar en algo la situación draconiana de ocupación, le pasan recibo hoy día. También hay que decir que la falta progresiva de perspectivas de un Estado palestino genera una dinámica viciosa: ha promovido las estrategias de supervivencia personales en busca de prebendas, desvíos de fondos y el «sálvese quien pueda» en las elites dirigentes palestinas. Así, Hamás se va a beneficiar, además de sus propios votantes, de muchos que ven en él una imagen de marca anticorrupción, lo cual es cierto, y del voto de castigo a Fatah. Ésa es la realidad, y ante la misma ¿qué posición habría que tomar?

La integración de Hamás en el sistema político palestino es un factor positivo y la mejor manera de garantizar el mantenimiento del cese el fuego, que ha respetado a pesar de las provocaciones constantes israelíes. Y no hay que ignorar que el uso del terrorismo de Hamás es la otra cara de la moneda del terrorismo de Estado que practica Israel. En los últimos meses, su dirección en las municipalidades constata que Hamás ha apostado por el buen gobierno (lo que facilitaría mucho la gestión de la ayuda internacional) y el pragmatismo, dejando de lado, salvo en algún caso excepcional, la imposición de normas islámicas. Otro síntoma es que su discurso en la campaña electoral ha dejado de lado los aspectos más radicales de su carta constitucional con respecto a Israel. Y, además, su incorporación en el gobierno local y nacional es la mejor vía para marginar la vía militar, porque la realidad es que la Autoridad Palestina no tiene ninguna capacidad de desarmar a Hamás.

Frente a esta realidad, EE UU y la UE están manteniendo una posición carente de sentido (aceptar y facilitar su participación pero amenazando contra su éxito electoral) con el riesgo de no aprovechar un hecho inevitable que puede tener un impacto positivo, porque es claro el deseo de Hamás de obtener reconocimiento internacional. Cortar la interlocución con ellos, y no aceptar los resultados democráticos de las elecciones, les llevaría a perder la ocasión de condicionar y alentar una refundación de Hamás que fuese gradualmente dimitiendo de su estrategia militar y aceptando la negociación con Israel. Claro está que eso significaría también presionar con firmeza a Israel para que negocie. Quizá sea ése el verdadero problema que no quieren afrontar.