el gesto de Antígona

31 Mar, 2009

Rosa Díez en el punto de mira de la RAF (Comando Facultad de Políticas de la UCM)

— Escrito por pablo @ 11:32
Puede estar tranquila la presidenta de UPyD, la Rote Armee Fraktion (Fracción del Ejército Rojo) se disolvió en abril del 98 y el que quizá fuera su mayor "simpatizante" (permítaseme la ironía) de la facultad, mi amigo el profesor Ramón Cotarelo, está ahora en la UNED.

Escribía Cotarelo el otro día en su blog que de todos quienes participamos en la acción política de la izquierda en nuestra juventud en aquellos años [ses
ntea y setenta], ya fuera en España, en Alemania, Francia, Estados Unidos, Italia, etc, los del RAF fueron los más consecuentes, los más lógicos, los que llevaron nuestros planteamientos a sus últimas consecuencias... Dudo mucho de que a Ramón, el único con autoridad y tablas para llevar a la facultad el espíritu de la izquierda alemana de aquellos años, le importe un cuerno la visita de Díez el próximo 15 de abril (aunque, como explicó Wallerstein cuando vino a la facultad hace un par de meses, estamos en crisis sistémica y todo es posible) así que el acto seguramente carecerá de ese glamur de la protesta setentera que tanto le gustaría a esta heroína de las libertades. Ya querrían los de UPyD un recibimiento similar al que tuvo el Sah de Persia en Berlín el 2 de Junio del 67 (en el que, por cierto, la policía de la democrática República Federal de Alemania le voló la tapa de los sesos de un disparo al estudiante de izquierdas Benno Ohnesorg). Pero me temo y celebro que no vaya a llegar la sangre al río (ni muchísimo menos).

He de reconocer, por tanto, que el título de esta entrada es una pura provocación. Los que no tenemos la pluma de Ulrike Meinhof nos vemos obligados a estas mediocridades estilísticas para que nos lea alguien. Reconocerán conmigo, sin embargo, que hay pocos verbos mejores que “provocar” para enlazar un predicado con el sujeto “Rosa Díez".
 
Andreas Baader y Gudrun EnsslinPero déjenme que les ponga en situación. Ayer por la noche, influido por la crítica que del filme “RAF” de Uli Eder había hecho Cotarelo (a pesar de sus buenas intenciones, Ramón es más cattivo maestro que Toni Negri para ciertas cosas) y gracias a las buenas artes de Manu Canelas para conseguir invitaciones, acudí con algunos estudiantes de la facultad a los Renoir a ver la película, que habría de servirnos para un debate sobre el significado mundial del 68. Nos acompañó, como “asesora externa”, Ana Domínguez Rama, historiadora discípula de Julio Aróstegui, especialista en la violencia política en el Tardofranquismo. A la salida del cine nos disponíamos ya a mantener una sesuda discusión teórica cuando recibí el siguiente sms de una brillante (a la par que subversiva) estudiante de la facultad cuyo nombre omitiré: “rosa díez de nuevo en la facultad. marxianos en alerta. es posible que Ferri te empiece a llamar”. Está claro que desde que Norman Radcliffe no me lleva al cine he caído en desgracia.

El bueno de Jaime Ferri, vicedecano de alumnos, todavía no me ha llamado pero como sospecho que lo hará, me hago cargo de su confianza en mí como “bombero de la revuelta” y procedo a hacer las siguientes consideraciones.

Hace un año, ante la primera vista de Díez a la Facultad, escribí un artículo en el que trataba de salir al paso de la criminalización de la que fueron objeto los estudiantes que boicotearon a la entonces candidata y hoy diputada de UPyD. La avalancha de condenas, insultos y amenazas de expulsiones contra los estudiantes de izquierdas hizo que me sintiera obligado a recordar unas cuantas cosas. Para empezar que, como ha escrito Chantal Mouffe, la política y la Democracia no se entienden sin el antagonismo y que si a alguien puede atribuirse el mérito de hacer de nuestra facultad un referente ineludible de las ciencias sociales y de la vida política de nuestro país, es a los estudiantes que, con sus protestas e iniciativas, demuestran que la política sin conflicto no es política.

Pero esta vez no escribo a toro pasado forzado por una serie de hechos consumados, así que me voy a permitir alguna que otra reflexión a propósito de tácticas y estrategias, o lo que es lo mismo, a propósito de la importancia de “ganar” cuando se asumen las contingencias de la acción.

A nadie se le escapa que Rosa Díez podría elegir otras facultades para impartir conferencias, en las que seguramente generaría más consensos (de esos tan “deliberativos” que gustaban al Rawls del individualismo epistémico kantiano y al Habermas del constructivismo ontológico, que tan bien me ha hecho entender Andrea Greppi en sus clases de filosofía política). Pero no, a Doña Rosa Habermas y Rawls le aburren; a ella le va marcha y, por eso, quiere venir a nuestra facultad.

No hace falta haber leído a Guy Debord para saber que el espectáculo es, desde hace unas cuantas décadas, uno de los principales dispositivos de la comunicación política. Hablando en plata, lo que pretende UPyD es utilizar el rechazo de su visita entre los estudiantes de izquierda para construir una imagen de víctimas que genere el mayor número de solidaridades a su favor y que obligue al conjunto de actores políticos a posicionarse públicamente, esto es, que otra vez se hable de ellos en todas partes. No creo decir nada original si manifiesto mi intuición de que estas teatralizaciones son el principal patrimonio político y electoral de una formación que sintetiza mejor que nadie el significado de la palabra oportunismo en política.

Por eso los estudiantes radicales no deberían olvidar que la consecuencia y la ética pierden fuerza política cuando dejan de ser portadoras de inteligencia y eficacia. Creo que todo el mundo se dio cuenta de la importancia de estos dos conceptos tras la visita de Piqué a la facultad el pasado mes de Diciembre. En aquella ocasión, la imagen de los monos naranjas representando a los prisioneros de Guantánamo hizo mucho más daño al ex-ministro de exteriores de Aznar y generó muchas más simpatías que los gritos e insultos que estoicamente aguantó (por muchas verdades que hubiera en ellos).

Hace algunos años, los Wu Ming escribieron que las nuevas fuentes de inspiración de los movimientos en Italia eran, entre otras, el género cinematográfico y la cultura pop occidental en general, así como las variadas experiencias de bromas en los media y de guerrilla de la comunicación. Seguramente los Wu Ming dirían que Rosa Díez espera una respuesta “punk” a su visita, pero que merece más bien una respuesta “pop”.

Hay que ir al cine a ver la película de Eder y, aunque no haya que creerse todo lo que cuenta, extraer de ella que los movimientos alemanes dejaron un legado de armamento mucho más rico que la Heckler & Koch de la RAF. Las elegantes gafas de sol que convirtieron a Ulrike Meinhof y a Andreas Baader en mitos estéticos permiten ver más sobre la política de nuestros días que aquella ametralladora anti-imperialista. La ironía y la victoria estética son más poderosas que nunca en el gesto político radical. Somebody forget his Ray-Ban sunglasses… Make It up!
 


comentarios

  1. Ahí estamos Pablo, es lo que creo que venimos hablando desde hace tiempo. Desde que vi el cartel pensé en hablar contigo, no para que hicieras de bombero de la revuelta (recuerda que los roles nos los imponen pero también somos nosotros quienes los aceptamos) sino más bien de pepito grillo y lo has hecho bien.

    Los estudiantes y las estudiantes de la facultad tienen/tenemos (que dura es la vida del doctorando que ni es chicha ni limoná)la oportunidad de hacer algo creativo y potente. Yo siempre he sido partidario de la pregunta incomoda, de la pregunta preparada que a través de un auditorio se repite una y otra vez, reformulándose impidiendo la huida del político y no en una persona que puede ser censurada por "acaparar el micro" sino a través de varias personas. Deberíamos preguntarnos ¿Qué es lo último por lo que Rosa Diez desearía ser preguntada en la facultad de Ciencias Políticas por los estudiantes? Y de ahí, preparar esa pregunta entre varios, con rigor y argumentos (porque la izquierda "alternativa" o "radical" no es incompatible con el rigor) y formulársela así cuando se escaquee de uno, que venga otro y discuta la postura enunciada por ella,con toda educación. Todo ello que sea convenientemente grabado y subido a youtube, estoy seguro que esa será la forma más efectiva de que Rosa Diez no vuelva a la facultad, al menos más que el "Fuera los fascistas, de la universidad"

    Los Wu Ming tienen un texto fantástico sobre una asamblea en Bolonia, muchos radicales, deberían leerlo.

    Salud!

    Escrito por Gonzalo Caro Sagüés — 02 Abr 2009, 16:12

  2. Haré caso de la alumna brillante y subversiva -como no?- y te llamaré, pero mejor para ir al cine o a algún 'japonés'. Pues la convocatoria parece tan abiertamente provocadora que si merece la pena entrar al trapo es para hacerlo por el lado que menos se esperen. Quizá como propone Gonzalo, quizá con cánticos celestiales de bienvenida, o con cualquier cosa que no sea susceptible de posterior manipulación. Te llamaré pero para que encedamos el fuego catartico que impida que nos tomen por lo que nunca hemos sido, ni seremos, espero.

    Escrito por Jaime Ferri, por aludido — 04 Abr 2009, 02:27

  3. Parece que el blog se anima gracias a la capacidad provocadora de Pablo, siempre tan dispuesto a la disputa dialectica; y yo que descanso de los textos y la política radical Italiana, para poder enfangarme en la casera, asumo el reto. Primero quiero destacar la importancia de la profesión de bombero, aveces intrinseca a determinadas posiciones laborales, otras autoimpuesta, pero siempre "correosa". No por que el bombero sea necesario, supongo que antes de su existencia los vecinos entre ellos se ayudarian unos a otros a contener el fuego, cosa que prefiero, (siempre fui ingenuo, pero me gusta), sino porque el bombero ha de saber como apagarlo también, aveces lo extiende, otras lo medio apaga, y al final salva a los padres, los hijos, y el perro, pero se deja dentro de la casa al mayordomo; que en realidad es quien cuida esa casa que tanto le ha costado conservar... Ahora ya que esto se anima gracias a la aportación de nuestro amigo Ferri, voy a proponer una actividad extraescolar. Caminando por las vias de la comunicacion, ayer tropece con una encuesta en un foro de peliculas y documentales variados, se establecia si eras de "Extrema derecha", "Derecha", "Centro derecha", "Centro", "Centro izquierda", "Izquierda" y "Extrema izquierda" Me dio que pensar sobre que considera cada uno que es cada cosa, si el de centro izquierda es igual que el de izquierda pero confundido por los medios, si el que define su actitud de izquierda quizas sea para mi ya alejada del centro como izquierda real, y bla bla bla, en definitiva: propongo reunir a: Profesores, doctorados, estudiantes, PAS... desde el centro izquierda a la extrema izquierda en un auditorio, y dividirlos por "Objetivos politicos" (Destruccion del capitalismo, refundacion, vida primitivista...) y por otro lado "Tacticas a seguir" (Democracia y partidos, movilización social, insurreccionalismo...) Una vez enmarcados los grupos hay dos opciones, la simbolica y la real, la primera consta de una macropartida de "paintball" en la que los perdedores se retiran de la politica, en la real peleamos desnudos con un cuchillo hasta la victoria del que decida como se deben hacer las cosas. Pero supongo que siempre queda la alternativa más discreta de seguir luchando sin definir claramente "Objetivos" y "Tacticas" y así el G20 como ayer podra volver a mearnos encima.

    Escrito por Pablo Gabandé — 04 Abr 2009, 14:23

  4. Un escenario es solo un recipiente de un contenido. Los matices, las diversas formas y posturas adoptadas son lo que conforma su carácter único. Por lo tanto si situamos en la tarima a los diferentes actores que conforman el acto, podremos llevar a cabo múltiples combinaciones ofertadas por el azar probabilístico y de ellas seleccionar las que mejor se asemejen a nuestras intenciones verdaderas.

    Para que la obra pueda tener un cierto interés al ser representada ha de existir un elemento anómalo, una disfunción en la normalidad que le dote de relevancia, que obligue a los actores preexistentes a reafirmar sus posturas o a modificarlas total o parcialmente.

    La modificación del impulso tras la repetición constante será sin duda mas agradable que observar de nuevo la aplicación de la misma función. Pero, habría que preguntarse si el crecimiento empírico del actor no se basa en la acumulación de una misma experiencia y si el cambio de la tendencia no llevaría a destruir el espacio configurado para cambiar los telones de posición.

    Si la innovación produce un efecto transformador, creador de una sinergia creativa, habrá que analizar los factores positivos, neutros y negativos antes de conformar el protocolo de actuación. Si por ejemplo elimináramos la verosimilitud o el afán moralizador en el relato, característica del teatro ilustrado, ya no estaríamos hablando de Moratín o Feijoo, sino que serian Moratín sub x o Feijoo al cuadrado.

    Como tod@s nosotr@s escenificamos un rol en la anomalía dada, llamémosla 15 de abril, nos encontramos con el dilema sobre si continuar de nuevo con la reiteración del gesto, o si por el contrario lo modificamos dando la posibilidad que el cambio sea gradual en los métodos, o de lugar a la ruptura con la línea actual.

    Puesto que la función del escenario, es servir de soporte hacia un publico, el desarrollo de la trama debe de contener ciertos elementos que contenten al espectro mas mayoritario, pero sin perder la esencia del impulso. ¿Como conseguir sonreír mientras te apuñalan? ¿Cómo no deleitarse mientras Quevedo te insulta?

    Cierto es que la presencia de 15 de abril en nuestro escenario tan resbaladizo es una búsqueda del aplauso y la auto- afirmación expansiva provocada por el rechazo enérgico de otros actores, que mientras que la anomalía 15 de abril es enfocada por los focos, se ven relegados a la oscuridad y a juicios asertóricos negativos.

    Por eso, es importante definir el desarrollo de la obra en diferentes actos y decidir si plantearla como tragedia clásica o bien como comedia. Si estamos dispuestos perder la radicalidad en los planteamientos y los métodos o solo en uno de ellos o en ninguno; si la intensidad de la trama ser ascendente o descendente, y sobretodo saber si la estética que propugnaremos en el impulso será solo una manifestación aislada de una posse o será un reflejo de una ética existente que deviene de la radicalidad persistente.

    Si 15 de abril busca Europa, deberá saber que Europa no la busca a ella, el silencio, la anti imagen o el ridículo son formas que valen, las respuestas pop siempre acaban siendo repeticiones intensas de un mismo estribillo pegadizo, por el contrario las punk se desbordan con facilidad inundado todo sin control. El jazz por el contrario supone una intensidad en una gradación superior o equivalente al punk pero que al mismo tiempo contiene un ritmo armónico que no va en detrimento de la radicalidad y que posibilita la continuidad sin posibilidad de dar cabida a juicios negativos

    Tal y como, estos días, los actores nos alineemos en la facultad, llevaremos un caso u otro a la practica, existe todo un universo probabilístico, que no se asuste Justino y deje su revolver en casa, es posible que lo echemos a suertes. Pero sea cual sea la decisión que sea adoptada no debe olvidar la experiencia previa del actor y su capacidad de modificación.

    “se pone las ropas del elogio para camuflarse”
    Elias Canetti El suplicio de la moscas

    JOB 32, 9-11

    Escrito por Enrique Maestu Fonseca — 10 Abr 2009, 01:54

  5. alea iacta est..let´s jazz

    Escrito por pablo — 11 Abr 2009, 13:02

  6. Espero poder pasarme,pero lo que verdaderamente me gustaría que se hiciese a esta señora es preguntas que le pongan en jaque: desde la fundación de su partido no se le conoce NI UN punto de su programa que aborde materias económicas,sociales,sanitarias,educacionales;
    de hecho en su última visita se le realizó esta pregunta de soslayo casi al final de la conferencia y soltó (junto a Mikel Buesa) que todavia estaban "confeccionando" dichos puntos en el Programa.Creo que Upyd ha vivido muy cómodo al amparo de "vociferar" todo tipo de proclamas contra los nacionalismos y ya va siendo hora de dejarle con el culo al aire con preguntas tan sencillas como esas,relativas a que planteamiento y programa tiene su partido,sobre todo en estos tiempos que corren.

    Escrito por Daniel — 14 Abr 2009, 12:01

  7. Venga

    Escrito por jaime Ferri — 09 Jun 2009, 01:49

  8. Qué asco, la izquierda genocida en acción.

    Escrito por johny — 21 Oct 2010, 22:00


Añadir comentario

Añadir comentario
 authimage