La consejera de Interior de la Generalitat de Catalunya, Montserrat Tura, presentó recientemente un plan para regular la prostitución. Según informó EL Pais, la futura ley de la Generalitat, que está solo en fase de borrador, apuesta por una mayor regulación de la prostitución pretendiendo que "los servicios sexuales a cambio de remuneración" (un eufemismo con el que el borrador de ley bautiza la actividad de la prostitución) sólo puedan llevarse a cabo en locales con una licencia legal, que estén gestionados por las propias trabajadoras en régimen de autogestión o en establecimientos alquilados a terceras personas. A esta regulación, de aprobarse le siguiría un catálogo de infracciones de hasta 600 euros, entre otras, a los clientes que soliciten "servicios de las prostitutas en plena calle y a las mismas trabajadoras del sexo, ofrecer o solicitar servicios sexuales remunerados en lugares o vías públicas, desde ventanas, balcones o vehículos, ya sea de forma verbal, gesticulando o con otras formas de expresión".
No hay que olvidar que que parte del argumentario que se usa para la defensa de este proyecto es que uno de sus objetivos es "eliminar la prostitución de las calles, como piden la ciudadanía", aspecto que la Consejera califica como "demanda popular clarísima".

Recientemente el Gobienro pidió un Informe al Instituto de la Mujer sobre el borrador de proyecto de ley de la Generalitat. Este documento concluye que esta propuesta "supondrá un retroceso en el camino hacia la igualdad real entre las mujeres y los hombres, puesto que no hay nada más desigual que la prostitución, y un importante obstáculo para lograr una sociedad en que las mujeres puedan vivir libres de la violencia de los hombres". Así mismo plantea hasta 8 objeciones de diversa índole para oponerse a esta propuesta.

Como no podía ser de otra forma cuando se abre este debate sobre la mal llamada legalización de la prostitución -en españa la prostitución es legal, tipificandose como delito diversas formas de promover, facilitar o favorecer prostitución de menores, con violencia... - se habre un melon de dificl solución. Así tenemos que de los dos grandes sindicatos, CCOO apusta por la "consideración de las prostitutas como trabajadoras con todos los derechos laborales", mientras que la UGT optado por definirse "contra la explotación sexual de las mujeres y contra los intereses que defienden la reglamentación de esta forma de esclavitud". También en el ámbito de los partidos politicos nos encontramos también con posturas enfretadas, desde las posturas abolicionistas del PCE a las más abiertas a la regulación de Espacio Alternativo y la indecisión IU que apuesta por una mayer regulación y concesión de derechos aunque con una postura poco clara

Habrá que ver como acaba este proyecto de la Generalitat, y como se hace el debate que reclama la Consejera de la Generalitat, y si en el transcurso de este se les "permitirá" a las prostitutas y a sus asociaciones intervenir.