Parece que el gobierno en ciertas materias tiene una tendencia natural a un populismo mediático conservador muy importante (y preocupante). La Ministra de Sanidad (Salgado), está preparando un anteproyecto de ley para prevenir y luchar contra el consumo de alcohol entre los menores en la calle, una norma que busca unificar los diferentes criterios que aplican las comunidades.

Donde más se fijan las intenciones de la Ministra es en el consumo en la calle (también se encarga de otros asuntos como horarios de venta y la publicidad). El Gobierno del PSOE pretende hacer extensible a todas las Comunidades Autónomas la prohibición del consumo en la vía pública a los menores de edad. Así es como luchará contra el descenso en la edad del consumo de alcohol

En Madrid ni menores ni mayores pueden consumir en la calle y no parece que por ello la edad de inicio de consumo disminuya ni el consumo en si mismo (de menores o mayores), pero a un gobierno (el que sea) le sientan muy bien este tipo de normas y les hace sentirse "fuertes". En este caso la fuerza se ejerce contra los menores ya que según ha comentado la señora ministra "tenemos un gravísimo problema de salud pública, de consecuencias aún impredecibles", y la solución (como no puede ser de otra forma) es la utilización de la policía para ir poniendo multas por el consumo en la calle tanto a los menores como a sus padres.

Pues en fin, tenemos otra prohibición más en materia de drogas. En esta se ahonda en los problemas del inicio del consumo del alcohol aunque todo el mundo piensa (seguramente) mucho en el fenómeno del botellón y las preocupaciones sociales por una juventud que hace exactamente lo mismo que la sociedad en la que vive.

Ya veremos que pasa, pero apostaría bastante que esta norma no incidirá en la edad de comienzo del consumo del alcohol, y si en una simple estigmatización de la juventud (una más) como una especie de parásitos sociales borrachos que generan problemas allí donde están. Y por ello la utilización de la policía como herramienta de corrección de desvíos sociales y alguna campaña paternalista serán justificadas por "prestigiosos expertos".

En fin, que se le va hacer...