Andalucía se ha sumado recientemente a la moda de aprobar de leyes contra el consumo de alcohol en la calle. Aprobada con el único apoyo del PSOE y con la abstención del PP y el rechazo de IU y PA, que la tildaron de "represiva", la ley permitirá a los alcaldes inhabilitar a los empresarios que la incumplan y a los ayuntamientos determinar los espacios abiertos o "botellódromos".-A la denominada ley del botellón, que permitirá a los ayuntamientos regular y fijar espacios para este fenómeno, una norma que entrará en vigor dentro de un mes y sobre la que IU hizo un llamamiento a la "desobediencia civil".
La normativa andaluza contempla que los ayuntamientos puedan establecer zonas de consumo, y fuera de estas zonas se perseguirá el consumo en la calle con multas que van desde los 600 euros, quedando excluidas las ferias, verbenas, terrazas y veladores debidamente autorizados, así como las concentraciones derivadas de actos políticos, religiosos, turísticos o culturales.
Como no puede ser de otra manera en esta moda de las leyes contra el botellón se prohíbe el consumo de alcohol fuera de los espacios habilitados: terrazas de bares o zonas especiales delimitadas para el consumo. Así, poco a poco cada comunidad autonóma va realizando sus propias leyes sobre las formas de utilización y acceso del espacio público.
Es curioso ver que a pesar de que se ha aprobado con los únicos votos del PSOE, el Gobierno Auonómico dice que la ley viene respaldada por la mayoría de la sociedad andaluza y el 52% de los participantes en el 'botellón'. Lástima que este tipo de "respaldos" no se hagan proyectos sociales por parte de los diferentes gobiernos...