El Jueves por la noche conformé parte de un pírrico 1,9% de espectadores y espectadores que vimos un programa en LA2 que se llama Carta Blanca que presentaba y dirigía Antonio Escohotado. Siendo este autor como es, evidentemente el programa trato sobre las drogas, en concreto se hablo sobre las negativas consecuencias de la guerra contra las drogas.

La verdad es que es sorprendente que dentro del marasmo en que se ha convertido la televisión haya podido nacer un programa como "Carta Blanca". Me pareció increible que después de ver las campañas de la ministra Salgado contra las drogas (tabaco, alcohol, hachis, cocaína...) infectadas de una importante moralina aparezca este programa. Estuvo acmpoñado Escohotado (entre otros) por Diaz Ripolles (Catedrático de Derecho Penal) y por un médico (no recuerdo su nombre, pero es quien lleva el programa de tratamiento con heroína en Granada), que fueron realmente exisitos.

Es raro ver en la tele (aún siendo La2, una televisión minoritaria es sorprendente) o en prensa escrita o de radio escuchar/leer alegatos en contra de las politicas prohibicionistas y moralistas o al menos espacios comunicativos que cuestionen los beneficios de las políticas de prohibición de ciertas drogas (digo ciertas porque no todas tiene penalizada su tenecia, tráfico o consumo en la vía pública).

Realmente hará falta mucho más que este programa para introducir en el "debate social y político" un replanteamiento ante las políticas sobre drogas, pero son pasos que se dan y ahí están...

240.000 espectadores y espectadoras no es mucho frente a la audiencia de otros programas, pero al menos pudimos disfrutar de un debate sobre las drogas interesante sin estigmatizar ni moralizar