Se va extendiendo poco a poco un nuevo modelo de plazas en Madrid. Gallardon las va introduciendo poco a poco en el centro de Madrid, en concreto en el Distrito Centro. La última es la plaza de Santo Domingo. Una plaza "ganada" a los coches, pues antes era un aparcamiento en altura que Gallardon calificó de "herída" para la ciudad. En la reciente inguración de la plaza Gallardon afirmó "hasta 1959 -fecha de construcción del antiguo aparcamiento- esto era una plaza, desde 1959 hasta esta mañana fue un espacio secuestrado a los madrileños y entregado a lo automóviles y hoy se lo devolvemos a los madrileños".
 
Es un concepto algo extravagante este "devolvemos a los madrileños" la plaza que tiene el equipo municipal. Viendo otras reformas que está elbaoran el mismo equipo munipal de gestores

empezamos a notar una pauta de actuación y un modelo concreto de entender las Plazas y en concreto los espacios públicos. Un modelo donde abunda el cemento como elemento central

Escuelas PíasEste modelo sin lugar a dudas supera las fronteras de Madrid y las fronteras de los gestores de turno político que ahora tenemos en Madrid.
 
Pero sin duda que en Madrid se están esforzando por este modelo. Allí donde hay una plaza pongo un aparcamiento subterráneo haciendo difícil que crezca nada.
 
Todo lo atraviesa una filosofía de generar espacios que no invitan a quedarse aunque a pesar de todo tiendan a estar repletos debido a la escasez de los mismos. Pocos sitios para sentarse y los pocos sitios que  


no se puede hacer un "corro o un grupo". No se puede estar a gusto cuando se está en un grupo de más de dos personas en el que te quieres ver las caras.
 
A pesar de que Gallardon hable de "devolver espacios a los madrileños" en general los que piensan en estas plazas no tienen como imaginario el dotar de contenido el espacio público. El que la gente pueda ocupar su espacio. Mas bien preconiza la tendencia de la ciudad escaparate, la ciudad que sobretodo tiene que ser bonita. No una ciudad para sus vecinos y vecinas.
 
 
 
En varias ocasiones la reforma de estas plazas vienen precedidas de un proceso previo de degeneración que invita los vecinadarios a apoyar este tipo de intervenciones. Plazas abandonadas por el consistorio que tras su degradación solo queda su profunda remodelación con aplauso ciudadano...