En un reciente comunicado del Consejo de la Abogacía Europea (CCBE), declaración emitida a petición de de la delegación española y adoptado de manera unánime, se muestra la "profunda preocupación por la situación de los Derechos Humanos que aplican algunos Estados en el ámbito de la actividad antiterrorista".
El CCBE mostró también su preocupación "por la creciente tendencia de los gobiernos a adoptar una legislación casuística después de cada atentado, que además de presentar serias dudas sobre su eficacia, puede afectar a los pilares de la civilización europea y de sus valores". Aunque desde el CCBE "reconocen la dificultad de combinar derechos civiles y seguridad", mantienen que esto "es posible y además, que se trata de una coexistencia que garantiza todos los valores democráticos".
La Abogacía Europea recordó que "la aplicación de leyes más restrictivas no es necesariamente sinónimo de mayor eficacia en la lucha contra el terrorismo". Asimismo, los abogados quisieron recalcar que "la adopción de numerosas leyes para convencer a la opinión pública de que un gobierno está actuando en materia antiterrorista, no hace más que aumentar la inseguridad en la ciudadanía del que se presupone un Estado Democrático de Derecho."