Y lo que les está costando la calle montera... después de cortarla al tráfico hace ya más de un año y de instalar una comisaría de la polcía municipal así como de un plan de actuación contra la prostitución denominado "Contra la esclavitud sexual" elaborado por Ana Botella con la organización APRAM ahora quieren poner cámaras de vigilancia.

Hasta 31 cámaras quiere poner el Ayuntamiento de Madrid a lo largo de toda la calle de Montera. El objetivo no es otro que incrementar la seguridad en la zona y rebajar los elevado índices de delincuencia y degradación. Unos 500.000 euros se gastarán el Ayuntamiento que se unirán al servicio especial de vigilancia intensiva puesto en marcha por la Policía Municipal integrado por 50 agentes que operan en tres turnos para cubrir las 24 horas del día. No es una equivocación, 50 agentes 24 horas al día, la comisaría en la misma calle y aún así es necesario poner cámaras para vigilar una calle de tan solo 300 metros.

 
Debe ser difícil encontrar una calle más segura. Pero no es suficiente... Nunca lo será, ya veremos tiempo al tiempo. La gente ya está instalada en el miedo y la alarma social. Estas medidas solo son unos parches mal puestos que dan pasos a cierta sensación de seguridad que igual que viene se va.

La otra medida es quitar las licencias a los sexshops que hay en esta misma calle. Parece ser que estas tiendas no son compatibles con los esfuerzos de mejorar el centro. Estudia la expropiación de las licencias...

El vecindario estará contento, al menos el de Montera, porque el de las calles donde vayan las trabajadoras del sexo expulsadas por las políticas de Gallardon no lo estarán tanto. Y es que nuestro ayuntamiento está muy acostumbrado a desplazar los "problemas", mover a otros lugares aquello que no nos agrada.