[ General ] 16 Julio, 2007 22:29
 
En un alarde de sinceridad absoluta el delegado del Área de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, ha declarado que no es su
"problema saber adónde van" las prostitutas que ejercían en la Casa de Campo, cerrada ahora al tráfico, sino que le preocupa que esa actividad "vaya a menos". 
Todo un alarde de gestión municipal del responsable de seguridad del consistorio madrileño. Es habitual de nuestro Ayuntamiento este tipo de acciones de "mover a otras partes" lo que no gusta. Prostitutas, consumidores de drogas, y migrantes ilegales suelen ser el objetivo más preciado por los hombres y mujeres del gobierno de Gallardon.
 
Los nuevos vehículos para la Policía Nacional en Madrid. (Foto: Antonio Heredia)Es evidente las cosas no desaparecen por arte de magia y menos a golpe de urbanismo y polícia. A lo más con este tipo de actuaciones puedes desplazarlos. Pero nunca habíamso escuchado declaraciones tan "crudas". Y es que Calvo ha dicho también que
las prostitutas se están marchando "a otros municipios de la Comunidad de Madrid" que no quiso precisar, ya que, a su juicio, deben ser otros Consistorios quienes "lo confirmen o lo nieguen" y, en su caso, procedan a "aplicar medidas como las que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Madrid".
Es una curiosa forma de entender las políticas globales o de gestión integral. Para ellos mientras no los vean o estén fuera de Madrid es suficiente. La política del escaparate: Lo que no se ve no existe, no está a la venta.
 
Y por si acaso Joan Mesquida -el director de la Policía Nacional y de la Guardia Civil- acaba de renovar el 25% de la flota de coches de la polícia de manera que
"los funcionarios policiales se liberen de tareas de mantenimiento y reparación de vehículos y se dediquen exclusivamente a labores operativas". "Esto representa", ha continuado, "la lucha decidida del Gobierno por garantizar la seguridad de los ciudadanos. Puede sonar a palabras vacías, pero contra hechos no valen razones y lo demuestra que hoy tenemos 11.500 policías y guardias civiles más que hace tres años".
Es como si existiese una lucha entre el PP y el PSOE para ver quien defiende menos los principios del estado social y de derecho. Quien propone más años de cárcel, quien más seguridad, quien más polícia. ¿Se puede ganar en esta lucha?
[ General ] 16 Julio, 2007 16:30
París ha iniciado un proyecto de movilidad urbana en bicicleta. El plan, lo han bautizado como "Vélib" - que según indican es la contracción de vélo (bicicleta) y liberté (libertad)-. El Plan lo han realizado dentro de uns política de promoción de los transportes alternativos al coche.

 

Mientras, en Madrid nos morimos lentamente en un vago debate sobre la calidad del aire con un Gallardón obsesionado por esconder los automóviles bajo túneles o aparcamientos subterráneos, sin saber que hacer con la contaminación que estos producen -ya que incluso  bajo la tierra, los coches continúan contaminando-. Gallardon solo llega a preguntar al Ministerio de Medio Ambiente si por disminuir la velocidad de los coches se disminuye la contaminación... Un debate que sorprendentemente no sale de las fronteras de la ciudad de madrid y que tan solo es circustancial a unos titulares pasajeros. La calidad del aire es un tema que asiduamente viene denunciando Ecologistas en Acción sin que nadie ponga ne cuestión sus datos pero sin que nadie haga nada por remediar un grave poblema

El sistema de Paris es similar al Bicing de Barclona y ciudades como Oslo, Copenhague, Viena, Ginebra, Barcelona, y en la propia Francia, con mucho éxito, Lyon (centro-este). Los parisienses podrán alquilar y devolver las bicis las 24 horas del día en los 750 aparcamientos que se han habilitado en las calles por toda la ciudad, cifra que se duplicará en medio año para atraer a 200.000 usuarios regulares, según la previsiones oficiales.

Entonces habrá un punto de amarre cada 300 metros, lo que formará una densa red en una ciudad poco extensa intramuros en relación a otras grandes capitales europeas como Londres.

Por ahora en París se han propuesto que a finales de año, el número de bicicletas en alquiler con este sistema que aumente hasta las 20.600, lo que repercutirá en que las calles de París sean recorridas por más ciclistas, un colectivo que ya ha crecido más del 50% en los últimos años.