1_20071018elpepunac_14.jpg
Hace no mucho asistimos todos aturdidos a la batalla campal que se organizó por el desalojo y derribo de una vivienda que se saldo con decenas de heridos. Las imágenes no parecían las del Madrid de la Noche en Blanco o de Gallardon, era otra imágen más parecida a escenas que vemos en las secciones de internacional en los telediarios.
 
Las gentes del Patio de Maravillas decían que "Nos despertamos con imágenes de Ramala en nuestros televisores… ¿O era Kabul? ¿O la Franja de Gaza? No, un momento, eso que veíamos era Madrid. Esa policía era la de nuestra ciudad. Esas imágenes eran La Cañada Real. La guerra no estaba allí lejos, sino aquí cerca. Los que se resistían a ella no eran otros. Eran nuestros vecinos, nuestros amigos. Familias enteras que resistían con sus cuerpos a la ley que se les quería imponer desde arriba. El telediario decía “con violencia”. Que siniestra manera de definir la lucha de alguien por defender su vida y su dignidad: “Violencia”. Violentos quienes se resisten a perder sus casas. La vivienda que recoge la constitución y que tan bien quedan en los planes electorales de todo gobierno."
 
Ahor que en Madrid hemos perdido la consiciencia de como se construyo la ciudad, de los asentamientos de los 60 y 70 parece como si no quisieramos ver lo que allí hay.  40.000 personas (¿mal?)viviendo no se soluciona llevando a los jueces y la policía...
 
La Comunidad de Madrid ha encontrado otra solución. Los Agentes Forestales... Esos agentes a los que les han reducido las competencias para la vigilancia de los montes si que podrán vigilar en la Cañada Real para que no se creen más construcciones ilegales.
 
693779.jpg Que paradojas trae la vida... De no existir información sobre estas casi 40.000 personas de repente tuvimos una multitud de noticias y como no salto la más fácil. El ABC nos regalo una gran información "Investigan si un imán de la Cañada Real instruye a menores sobre «cócteles molotov»". Estos cocteles mediaticos son a veces mucho más incendiarios que los molotov, y como no crean sus reacciones: "Los sindicatos policiales exigen que se atajen los brotes radicales en la Cañada Real".
 
Ya está preparado el plato casero de comida tipica madrileña... si no quieres caldo toma site tazas y ahí te van los Agentes Forestales