Como no podía ser de otra forma, en el "marco" de esta campaña electoral del espectáculo, al final el posible endurecimiento o no de las penas para determinados deltios hace su entrada por la puerta grande. Según se puede leer en el publico.es el candidato del PP, Mariano Rajoy, se ha comprometido hoy a plantear la reforma de la ley de responsabilidad penal de los menores, rebajando la edad penal en casos de especial gravedad o de multirrencidencia , y aumentando las penas de internamiento.
 
Como objetivos este partido se marca en su programa hasta 30.000 polícias más recuperando la presencia de la policía en las calles, los barrios, las zonas comerciales, las zonas turísticas, las urbanizaciones, el ámbito rural y los polígonos industriales.
 
En cuanto a la reforma del Código Penal son 4 puntos básicos:
 
  1. Fortalecer la capacidad de respuesta del Estado frente a delitos como: violencia de género, redes de pederastia, xenofobia, asaltos a viviendas, secuestro exprés, secuestros de niños, corrupción y nuevas formas de delincuencia.
  2. Aumentar la capacidad de respuesta contra las bandas organizadas, los supuestos de extrema violencia y de multirreincidencia.
  3. Asegurar el cumplimiento efectivo de las penas en los delitos de especial gravedad.
  4. Introducir mecanismos que permitan el control y la prevención del riesgo que entraña la puesta en libertad de delincuentes con pronóstico elevado de reincidencia una vez cumplida la pena.

Toda la reatalía de topicos juntos en mismo papel que ha venido el PP reivindicando no solo esta última legislatura. El PP lo presenta como una necesidad derivada de lo que piensa la gente necesitada de seguridad.

Un poco antes de las elecciones, Astarloa proponia lo mismo. “Episodios gravísimos como el del asalto a la vivienda de José Luis Moreno pasan a diario de forma amplia en todos los pueblos y ciudades de España”. Además añadía que “las bandas y redes organizadas se están adueñando de nuestro territorio, y esto es fruto de una pésima política de seguridad del Gobierno de Zapatero” para terminar diciendo que “el PP va a imponer en España Ley, firmeza y orden”.

En el blog de Miralles, hay un post reciente -el último-, en la que hace un análisis de lo que está ocurriendo de cara a las propuestas del mismo partido de cara a los migrantes. Miralles comenta que

Sí, yo he leído a George Lakoff. Desde entonces duermo peor. No puedo dejar de pensar en un elefante y en por qué el notable señor Lakoff ha sido incapaz de hacer entender al Gobierno de España que el PP manipula la agenda política a su antojo.

Ahora toca otra dosis de miedo preelectoral. Los inmigrantes colapsan las urgencias, son malos camareros, amputan clítoris, velan a sus mujeres, roban…

Y la oposición a la oposición responde con datos: aportan un 6,2% del presupuesto del Sistema Nacional de Salud para consumir sólo un 4,6%, realizan trabajos desdeñados por los españoles, están obligados a cumplir las mismas leyes que los ‘nacionales’, no delinquen más que los españoles en igual condición socioeconómica…

Según Lakoff, cada vez que, con su mejor intención, alguien dice que los inmigrantes NO colapsan las urgencias, lo que resuena en el subconsciente del receptor es excatamente una orda de inmigrantes colapsando las urgencias.

El PP sigue, como ha hecho con notable éxito durante cuatro años, estableciendo los ‘marcos’ del debate político. La realidad no tiene importancia. A Alfonso Guerra se le atribuye el maquiavélico lema ‘difama, que algo queda’. Lakoff lo pule y esboza un enjundioso ‘enmarca, que algo queda’.

  

la verdad es que me parece un comentario perfecto y me autocensuro para no caer en el "marco" del Partido Popular. Pero ahí está este partido... menuda se nos viene encima, sobretodo porque estas medidas encontrarán eco en ciertas partes del PSOE que no ven con malos ojos un cierto aumento de mano dura...
 
Yo desde luego no dejo de pensar en las gaviotas, me rodean y las veo por demasiadas partes...