Lo de pozuelo nos ha dejado un poco perplejos sobretodo por que todo es sorprendente. Centenares de personas (¿mayoriatriamente jóvenes?, no sabemos las edades de "la masa". ¿Jovenes? desde los 16 a los 30? demasaido amplio ese espectro social) enfrentándose a la policía generando un caos más que considerable durante al menos 3 horas en uno de los municpios más ricos del pais.

Las escasas respuestas que tenemos en ocasiones para hablar o reflexionar sobre levantamientos grupales violentos juveniles se nos han escapado a priori. Ese espacio común que en ocasiones se cita de "jovenes en paro, precarios y sin expectativas..." cuando ocurre en barrios de mayor estracción popular que Pozuelo en esta ocasión no se puede comentar tan facilmente.

El alcalde del municipio salió rápidamente a la palestra diciendo que eran "energúmenos de fuera del municipio" amaparándose en que solo dos de los detenidos están censados como residentesallí. Una explicación un poco escasa, en esa "batalla" particparon centenatres de personas, alguno más de esas dos personas detenidas particparían en los sucesos. La explicación por parte de la policía también se nos queda un poco corta:"de violencia desmesurada a causa de la ingesta de alcohol". Uno puede entender que el consumo de drogas (alcohol u otras ilegales) pueda facilitar procesos en los que se arranquen escenarios de violencia putual más o menos seria, pero eso no es centenares de personas durante tres horas incluyendo un intento de asalto de la comisaria de la policía.  

Por si acaso el PP ya ha realizado su reflexión y la propuesta, entre otras, es la modificación de la Ley Anti Botellón (Ley autonómica de Drogodependencias y Otros Trastornos Adictivos) según dicen en Público. Dicho artículo no explica en que se quiere modificar la citada ley más allá de mencionar que "La Delegación de Gobierno en Madrid anunció este martes que creará una comisión de trabajo con la Federación Madrileña de Municipios (FMM) para delimitar las ordenanzas municipales sobre las condiciones de aplicación de la Ley". ¿Van a tratar de prohibir en la calle? ya está prohibido y no sirve para nada.

El Gobierno, a través de Angel Gabilondo -ministro de educación- reclamaba o exigía que a todos los ayuntamientos y comunidades "planes específicos de formación de cultura y de ocio para los jóvenes". Creo que acertaba al comentar que "No debemos de ser tan simplistas como para pensar que no hay problemas en zonas donde hay unas determinadas condiciones sociales y económicas" y es que estas situaciones que mediaticamente llaman violencia juvenil están relativamente extendidas. El CJCM (Consejod e la Juventud) ha solicitado a los medios de comunicación y a los profesionales que trabajan en ellos, que "tengan especial cuidado en el tratamiento de esta información, y en las opiniones que pueden ayudar a formar pidiendo que se tenga en cuenta la excepcionalidad de lo sucedido". De esta forman quieren evitar  "etiquetar ni criminalizar a generaciones completas de jóvenes".

Creo que uno de los inicios del debate es lo que dice el CJCM: La excepcionalidad de lo ocurrido. Igual que es excepcional que un grupo de menores de 16 años viole a a otra menor de 16 años este verano, los sucesos de Pozuelo son una excepcional excepcioón. Todos los fines de semana decenas de miles de jóvenes y no tan jóvenes salen a disfrutar de su ocio consumiendo o no drogas ya sea en fiestas patronales/municpales o sin ellas y nunca o casi nunca ocurre esto.

Partiendo de esta excepcionalidad es como se debería comenzar. Aun así reconozcvo mi perplejidad y necesidad de leer y escuchar mucho más. Aun así, remarcar que las victimas en España de los deltiso tiene en españa una edad comprendida entre los 21 y los 30 años según datos del Ministerio de Interior conformando un 30% del total de las victimas. A veces cuando se habla de la "violencia juvenil" es decir, la violencia en la que los jovenes son los sujetos activos se nos oliva ver la violencia que sufren los joven, que contempla el 30% del total de las victimas que sumados al 16,89 de vitimas menores de 20 años arroja unas cifras cercanas al 47%. Es decir, prácticamente de cada dos victimas de un delito una es menor de 30 años. Aun así se insite machaconamente solo en hablar de la otra violencia, de la que ejercen los jóvenes...

habra que abrir las orejas y afinar los ojos y echar algún pensamiento sobre esto de pozuelo.

Recomiendo la lectura del post de Emylse sobre el consumo de alcohol en la vía publica: http://emylse.balearweb.net/post/76658