Dice el ayuntamiento de Madrid que creará zonas de velocidad limitada a 30, 40 o 50 kilómetros por hora según las necesidades acústicas de las diferentes calles con el objetivo de reducir el ruido. Esta medida se contempla dentro del "Plan en Materia de Contaminación Acústica". Lo cierto es que ya va siendo hora de que cuando se habla de ruidos en las ciudades no solo se hable del ocio nocturno - aunque por supuesto este plan también contempla medidas sobre el ocio nocturno -.

Es más que habitual escuchar en miles de programas de televisión/radio o prensa los sufrimientos de vecinos y vecinas que víven encima o en los alrededores de bares, discotecas o zonas de alta concentración de ocio. 

En ocasiones parece como si las personas que viven al lado de la M30/castellana, vias de tráfico denso etc parecen que deban soportar el ruido que producen los coches. Para estas personas la famosa "colisión de derechos" (las personas que viven en los barrios con alta cocnentración de bares es el derecho al ocio "vs" derecho al descanso) se dicta siempre a favor del derecho a la "movilidad".

Es un intento más que interesante y habrá que ver en que queda. Además la reducción de la velocidad no solo fovorecerá que exista menos ruido sino que también ayudará a que ser eduzca la congestión ya que está más que demostrada que en ciudades y sus áreas metropolitanas, para mejorar el tráfico una de las mejores herramientas es reducir la velocidad