LLevamos un par de días en el que está resonando una nueva campaña de la Dirección General de Tráfico especial para ciclistas. Con el titulo "Hazte ver y mejora tu seguridad" la DGT quiere concienciar a los ciclistas de la obligatoriedad de llevar luces y reflectantes cuando circulan por la noche.

 

Según cuenta la DGT "El impulso que las administraciones públicas y asociaciones están dando para fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte, sobre todo en ciudad , y el incremento de españoles que utilizan a diario este medio de
transporte (alrededor de 2,5 millones, según el Barómetro Anual de la Bicicleta realizado por GESOP) tiene un reflejo directo en la accidentalidad".

Vaya por delante que me parece importante que los ciclistas "nos hagamos ver", pero debo decir que algo me me parecía entender que la campaña tiene un enfoque muy incorrecto. Se dice que "solamente el año pasado se produjeron 2.181 víctimas ocupantes de bicicleta en zona urbana, de los cuales, 13 fallecieron, 221 resultaron heridos graves y 1.947 heridos leves. La colisión frontolateral con otro vehículo fue el tipo de accidente mayoritario de los usuarios de bicicleta con el 48% del total".

Curiosamente no se nos dice si estos accidentes fueron por la noche, es decir, si con una luz delantera y otra trasera se hubiese evitado dicho accidente que con la campaña se quiere mitigar, sobretodo cuando comentan que el mayor número de accidentes son "frontolaterales".

Algunos medios de comunicación han vendido directamente que "el pasado 25 de mayo, cuando entró en vigor parte de la última reforma de la Ley de Tráfico, es obligatorio que circulen con luces y reflectantes, aunque durante este mes, de manera excepcional, no se sancionará a los que sean sorprendidos sin ellos". Pero claro, la Ley es la misma lo que ha cambiado es el procedimiento sancionador.

La norma es exactame la misma que la de hace 7 años, solo han puesto "el foco" sobre el ciclista. Juan Merallo cuenta en una magnifica entrada en su blog que esta campaña "está poniendo en los ciclistas toda la responsabilidad de lo que les ocurre". El hecho de que no se diga ninguna cifra sobre la relación entre la ausencia de luces o refectantes y el accidente (como se hace con el alcohol por ejemplo) es indicativo. Para Merallo los accidentes en los que hay relacionados una bicicleta suelen tener que ver con el "exceso de velocidad, no respetar la prioridad de paso, adelantamiento indebido". Una buena campaña debería tener como destinatarios los conductores de coches "pero una vez más no hay la suficiente valentía para decirle a esos conductores que las bicicletas son vehículos a los que hay que respetar".

Este tipo de campañas ayudan a estigmatizar aun más a los conductores de bicicletas haciéndoles de manera indirecta, pero con amplio eco social y mediático, culpables de su vulnerabilidad, como si los coches, camiones, autobuses o motos no estuvieran relacionados con su seguridad. Camapañas mediaticas sobre el respeto a las normativa de circulación en relación aelementos básico como no acercarse a menos de 1,5 de un ciclista o el respeto de la prioridad de paso de la bicicleta ayudarían mucho más. Los ciclista necesitamos apoyo de la Administración y no que se den argumentos a los conductores que de nada o poco sirven en una buena parte de las situaciones habituales con las que debemos torear todos los días.

Copio y pego unos parrafos del artículo de Merallo:

 

Luces

Son obligatorias para las bicicletas (una delantera blanca y una trasera roja) de noche y también de día si se dan circunstancias de baja visibilidad (niebla, túneles).

Reflectantes

Es obligatorio un catadrióptico rojo trasero en la bicicleta. Aunque esto no lo sabe prácticamente nadie. Por lo tanto, es posible que esto ni lo pidan, cuando resulta ser más eficaz que, por ejemplo, un chaleco puesto en el cuerpo del ciclista.

Por otro lado, el ciclista tiene que llevar una prenda reflectante cuando sea necesario el alumbrado y se circule por vía interurbana. Es decir, no es obligatorio el uso de prenda reflectante para el ciclista dentro de las ciudades y pueblos.

¿Qué nos apostamos a que nos van a llamar la atención o poner multas por no llevar reflectante en zona urbana, pese a no ser punible?

¿Qué nos apostamos a que nos van a poner multas por no llevar un chaleco reflectante (que es lo que algunos medios de comunicación están diciendo que es obligatorio), aunque llevemos una “prenda reflectante”, que puede ser una tobillera reflectante o una banda reflectante o un chubasquero reflectante?

En cuanto a los reflectantes, recomiendo mirar el artículo que publiqué al respecto un par de años atrás.

De la invisibilidad

Es cierto que el ciclista es invisible, pero no sólo porque lleve o deje de llevar luces o reflectantes. Somos invisibles también de día, porque mientras las administraciones responsables se sigan empeñando en no hacer partícipes a los conductores de vehículos a motor en la seguridad de los ciclistas, para ellos seguiremos siendo el estorbo que les impide correr a grandes velocidades. Seguirán pensando que la culpa de todo lo que nos pasa es nuestra aunque las estadísticas digan lo contrario. Seguirán pensando que no tenemos derecho a circular sobre la calzada. Seguirán (sólo algunos, pero son demasiados) pisándonos, pitándonos e insultándonos.

Y mientras tanto, nosotros, seguiremos en lo que nos han enseñado, en nuestro papel de culpables de lo que nos ocurre, más preocupados de la seguridad pasiva que de la seguridad activa, que está llevando a que los accidentes de bicicleta no sólo no estén bajando, sino que incluso estén empeorando levemente, mientras los de automovilistas han descendido alrededor del 50% . ¿Por qué nosotros no?