Los trabajadores de la histórica fábrica de la FIAT en Mirafiori (Turín) ha realizado un referendum por el cual, según el diario El Pais "a cambio de invertir 1.000 millones de euros para construir coches Jeep y Alfa Romeo desde 2012", la dirección de la empresa "ofreció" un nuevo convenio colectivo en el cual los trabajadores renuncian a derechos adquiridos, "entre ellos el de huelga y representación sindical y algunas bajas por enfermedad, además de recortar las pausas y la comida y de reordenar los turnos".

Mientas en España se negocia la muerte anunciada de los sindicatos en su formato de reforma de la negociación colectiva, en Italia toman la delatera. Algo similar se hizo en la SEAT en la que a cambio de una reducción del salario la empresa se comprometía a producir un nuevo modelo de coche en dicha fábrica y por tanto comprometía la estabildiad del empleo por varios años y todo por vía del referendum como en Italia.

LA FIOM/CGIL ha considerado que la propuesta de la FIAT para los trabajadores de Miraflori va en dirección al esclavismo y algunas figuras consideran que esto "deroga de facto varios artículos del Estatuto de los Trabajadores, atenta contra el pluralismo sindical y marca el final de las relaciones industriales creadas en Italia tras la II Guerra Mundial" -El Pais-.

Algunos dicen que se aventura un nuevo modelo de relaciones laborales, pero lo que realmente viene es un huracan.