Hoy vienen dos interesantes artículos sobre el movimiento surgido desde el 15 de Mayo:

De sobremanera me ha encatado el referido a los "proetarras" y el 15-M donde dicen que "Fuentes antiterroristas consultadas por ABC insisten en que «en ningún caso se puede decir que el 15-M haya sido colonizado por la izquierda abertzale, pero las comunicaciones interceptadas entre individuos de ese colectivo demuestran que tienen intención de copiar su estrategia».", pero añaden que "En particular, los proetarras se han fijado en el modelo asambleario elegido por los «indignados», que ellos podrían controlar a su antojo para difundir sus mensajes, y el tipo de actos de protesta que han puesto en marcha, que generan cierta simpatía en una parte de la sociedad.

«En realidad —sostienen las fuentes consultadas—, la izquierda abertzale busca el desprestigio de los políticos “profesionales” para poder aparecer como alternativa a un sistema que quiere presentar como no democrático». De hecho, algunas de las primeras decisiones que han tomado los cargos de Bildu han sido en esa clave, como la bajada de sus sueldos."

Ahí está, la baja de sueldo que ha impulsado Bildu es el botón de muestra del periodismo de investigación del ABC.

La parte de la extrema izquierda o radical como le gusta llamar al ABC tampoco hay que dejarlo de leer: "Como informó ABC, la Policía detectó en la acampada de Sol a miembros de la Coordinadora Antifascista de Madrid, un batiburrillo de organizaciones de extrema izquierda que aglutina a medio millar de personas, y que aportó ocho candidatos a la lista para las europeas de Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los Pueblos, marca avalada por Batasuna. Pero no eran las únicos. Había asimismo okupas del Patio Maravillas y de la Traba, dos centros okupados clásicos en la capital; componentes de Corriente Roja, de Izquierda Castellana o de la Asociación Contrapoder, que hace unos meses profanaron la capilla de la Complutense. «Ninguno son del movimiento 15-M, pero jamás podrían aspirar desde su punto de partida a una convocatoria como la de los “indignados”», resumen las fuentes consultadas. Su techo está en 800 o mil personas."

No tiene desperdicio este parrafo: "Y ponen ejemplos: «Si en una asamblea participan 2.000 personas, los radicales no tienen nada que hacer; si hay 200, están igualados con los “indignados”, pero si solo hay cien, está claro quién controla»". "Los radicales «oscurecen» su origen para que el resto no los identifiquen. «Si mostraran quienes son, los echarían». Los extremistas que se han sumado cuentan con estructura y experiencia; además tienen líderes, tres elementos de los que carece el 15-M."

si es que...