Después de muchos días de presión social el Tribunal Supremo decidió el lunes acumular las penas del terrorista Henri Parot modificando la aplicación de las redenciones y los beneficios, por lo que deberá cumplir de manera íntegra 30 años de prisión. De esta forma el preso no se beneficiará de la normativa por la que se le condeno, el Código Penal del 1973, que hasta ahora se ha venido aplicando a otros condenados de manera favorable en cuanto a la acumulación de condenas y posterior reducción. Por esta modificación de la doctrina del Suprema el preso pasrá en la cárcel 9 años más

Mientras que la Unión de Fiscales Prgresistas se mostraba reticente ya que según su portavoz la decisión supone 'una ruptura de una doctrina tradicional', por lo que deseó que el hecho de que la opinión pública exija una pena mayor para los terroristas no haya influido en el fallo, porque eso sería 'alarmante', el Ministro de Justicia opnia que esta era "una resolución en aplicación estricta de su legalidad penal", y con 'alegría y satisfacción'. Por su lado Jueces para la Democracia opniaba al tiempo que "hoy hemos asistido a un ejemplo grandioso de cómo se puede interpretar y aplicar la Ley del modo mejor acomodado a lo que es una solución justa"

Reflexiones agridulces para una decisión del Tribunal Supremo que ha decido modificar su interpretación de la ley para poder mantener en prisión a un preso (más allá de que fuese o no terrorista), sentando un precedente peligroso de aplicación de la lectura más perjudicial al condenado según convenga al panorama de la estabilidad politica "nacional". A simple vista se podría pensar que los principios de irretroactividad de las leyes y el principio de reinserción no estan contemplados de una manera amplia en esta decisión. Deberemos estar atentos a los votos particulares contra la decisión, de los magistrados José Antonio Martín Pallín, Joaquín Giménez y Perfecto Andrés Ibáñez