Al final el congreso de los diputados dió "luz verde" a la reforma de la Ley Orgánica sobre derechos y libertades de los extranjeros en españa, una reforma que profundiza en las líneas auspiciadas por el PP y el resto de la Unión Europea en el sentido de encerrar y fortalecer Europa.

La reforma se puede ver en este enlace: http://www.congreso.es/public_oficiales/L9/CONG/BOCG/A/A_031-01.PDF La actual Ley fué considerada como incosntitucional por el Tribunal Constitucional, (Sentencias 236/2007, de 7 de noviembre, y 259/2007, de 19 de diciembre) ya que consideró que se vulneraba los derechos fundamentales de reunión, asociación, sindicación, huelga, educación y asistencia jurídica gratuita. Aun así no se han declarado nulos los citados preceptos, todo un hito de nuestro "máximo tribunal".

El Constitucional declaro como inconstitucionales los artículos: 7.1, 8 (artículos que hablaban de las "libertades de reunión, manifestación y asociación ") y 11.1 (exclusivamente respecto al derecho a sindicarse libremente)  de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, en la redacción dada por la Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre. Declaró como inconstitucional y anuló la inclusión del término "residentes" en los arts. 9.3 y 22.2 de la misma ley.

Aun así, la critica al núcleo central de la Ley aun siendo en parte esta, es decir la merma de los derechos y libertades básicos, es otra bien disitinta. La Ley continua considerando que los migrantes son mano de obra y que solo en su condición de mano de obra podrán residir en nuestro pais y gozar de ciertos derechos sociales. Si todo el estado social del bienestar está basado en el cada vez más quebrado principio concepto del trabajador contratado por cuenta ajena por tiempo indefinido que tienes sus derechos encuanto que es trabajador, con los migrantes se ha dad aun más una vuelta a la turca. Solo podrán ser ciudadanos con derechos si tienen trabajo, de lo contrario lo que les queda es la persecución policial por no tener trabajao y no darles por tanto permiso de residencia, los CIES y la expulsión.

Nuestro sitema necesitaba mano de obra y vinieron personas, ahora no sabemos que hacer más allá de expulsarlas.

Viva el mal, viva el capital