París ha iniciado un proyecto de movilidad urbana en bicicleta. El plan, lo han bautizado como "Vélib" - que según indican es la contracción de vélo (bicicleta) y liberté (libertad)-. El Plan lo han realizado dentro de uns política de promoción de los transportes alternativos al coche.

 

Mientras, en Madrid nos morimos lentamente en un vago debate sobre la calidad del aire con un Gallardón obsesionado por esconder los automóviles bajo túneles o aparcamientos subterráneos, sin saber que hacer con la contaminación que estos producen -ya que incluso  bajo la tierra, los coches continúan contaminando-. Gallardon solo llega a preguntar al Ministerio de Medio Ambiente si por disminuir la velocidad de los coches se disminuye la contaminación... Un debate que sorprendentemente no sale de las fronteras de la ciudad de madrid y que tan solo es circustancial a unos titulares pasajeros. La calidad del aire es un tema que asiduamente viene denunciando Ecologistas en Acción sin que nadie ponga ne cuestión sus datos pero sin que nadie haga nada por remediar un grave poblema

El sistema de Paris es similar al Bicing de Barclona y ciudades como Oslo, Copenhague, Viena, Ginebra, Barcelona, y en la propia Francia, con mucho éxito, Lyon (centro-este). Los parisienses podrán alquilar y devolver las bicis las 24 horas del día en los 750 aparcamientos que se han habilitado en las calles por toda la ciudad, cifra que se duplicará en medio año para atraer a 200.000 usuarios regulares, según la previsiones oficiales.

Entonces habrá un punto de amarre cada 300 metros, lo que formará una densa red en una ciudad poco extensa intramuros en relación a otras grandes capitales europeas como Londres.

Por ahora en París se han propuesto que a finales de año, el número de bicicletas en alquiler con este sistema que aumente hasta las 20.600, lo que repercutirá en que las calles de París sean recorridas por más ciclistas, un colectivo que ya ha crecido más del 50% en los últimos años.