Estas son las cifras del nuevo barrio que se pretende construir en Madrid en la operación denominada como "Operación Chamartín" realziada casi integramente en suelo publico. Nada más y nada menos que han proyectado 16 mil viviendas que se van a construir en los terrenos propiedad del ministario de Fomento que surgan del soterramiento de las vias de la estación de Chamartín.

A ua media de 2,5 personas por vivienda el Gobierno Central y el Ayuntamiento esperan que vivan en ese barrio unas 40.000 personas. Por supuesto, como gobierna el PSOE, 4000 viviendas serán -según el diario El Pais- de protección oficial. Es decir, que en 3,1 millones de metros cuadrados de titularidad pública se va hacer otro barrio más -es que ya sabemos que madrid lo que necesita es más vivienda- que se unen a los de la operación campamento y a valdecarros y casi completamos integro la zona urbanizavle de madrid. Entre Gallardon y el PSOE vamos a acabar ya con el suelo de Madrid.

Ahora casi todo el suelo que queda en Madrid es el público -no todo, evidentemente- y lo que hacemos es exactamente el mismo pastel que nos ha llevado a la situación actual. Un pastel que tiene como ingredientes las necesidades habitacionales de la población, los intereses de las constructoras e inmobiliarias, las necesidades presupuestarias de las administraciones y la necesidad de que se produzca más empleo aunque sea coyuntural y efímiro a costa de unos bienes (el suelo) finitos con fecha de caducidad.

El resultado es de sobra conocido: Los precios de la vivienda no paran de crecer mientras la vivienda vacía no deja de aumentar y las administraciones logran obtener, a costa de enajenar bienes de dominio público, unos remanentes presupuestarios que dan para comer hoy pero mañana no sabemos.

Mientras la vivienda pública en régimen de alquiler es la gran ausente. Eso si, "4.000 serán de protección oficial". Es decir que ocn suelo público damos vivienda en propiedad. Elequipo de especulación formado por Gallardon y sus aliados del PSEO es imparable