Con bombas lacrimógenas y disparos de bala la policía y los militares han repelido al pueblo hondureño que se mantiene en la calle en rechazo al golpe de Estado de este domingo. Al menos tres detenidos y una cifra de heridos  y muertos no determinada es el saldo que ha dejado la arremetida policial y del Ejército ejecutada en contra de los hondureños que este lunes han salido a manifestar para exigir el retorno del presidente constitucional Manuel Zelaya, quien fue secuestrado y sacado del país por un grupo de golpistas que designaron un Gobierno de facto.

continua leyendo: http://www.telesurtv.net/solotexto/nota/index.php?ckl=53075-NN