El Gobierno ha aprobado el Real Decreto-Ley 2/2009 de medidas para mantenimiento y fomento del empleo. La parte más compleja es su artículo 5 que dispone que

Los empleadores que contraten indefinidamente hasta el 31 de diciembre de 2009 a trabajadores desempleados beneficiarios de las prestaciones o los subsidios por desempleo regulados en el Título III del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, o de la Renta Activa de Inserción, tendrán derecho a una bonificación del 100 por 100 en la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes hasta que la cuantía de la bonificación alcance un importe equivalente a la cuantía bruta de la prestación, subsidio o Renta Activa de Inserción que tuviera pendiente de percibir en la fecha de inicio de la relación laboral, sin que en ningún caso la bonificación pueda superar los tres años de duración.

 

Es decir, que con el dinero de la Seguridad Social y las cotizaciones que tiene cada trabajador se pagará la cuota de la empresa hasta el 100%... toda una vuelta de tuerca al concepto de Seguridad Socia y del estado del bienestar, ya de paso el estado podrçía pagar el salario a los trabajadores y que las empresas solo se lleven los beneficios.