Lo que más me asusta no solo de la reforma laboral sino de la opinión mediática y política es la al parecer imparable tendencia a convertir el despido en un sucedáneo de libre desistimiento indemnizado dependiente únicamente de la voluntad del empresario.

No se trata solo de si el despido debe ser indemnizado con 45, 33, 25 o 20 sino del aumento de la libre voluntad del empresario a extinguir el contrato laboral con una importante merma en los posibles controles judiciales o administrativos. Desde las reformas de 1994 todos los gobiernos han recorrido este camino o lo han intentado. 

El núcleo de la opinión mediática que ha girado alrededor de la reforma es sobre la indemnización por despido improcedente (además de otros asuntos altamente graves). Pero poco se ha dicho sobre el aumento del poder de la empresa en la ampliación de sus facultades empresariales en su parte de la ruptura de la relación laboral con el trabajador.

Se ha colocado en el centro del debate que la disminución de la indemnización favorecerá al empleo o al menos ayudará en la reorientación de nuevos procesos alcistas económicos. Así, poco a poco, el artículo 35 de la Constitución que dice que "todos los españoles tienen el derecho y deber de trabajar...", ha dejado de tener la más mínima vigencia, ni siquiera en su modalidad del artículo 53.1: "los derechos y libertades reconocidos en el capitulo III del presente Título vinculan a todos los poderes públicos..." La reducción del debate político y social al coste de la indemnización nos ha hecho daño.

En un país donde una parte fundamental de los derechos y beneficios sociales aparecen vinculados a la integración de los ciudadanos en la esfera del trabajo los despidos no deberían reducirse a un "asunto económico". La propia existencia del Estado del Bienestar y de toda su legislación social se fundamenta precisamente en la negación de que por medio del dinero se pueda impedir el disfrute de derechos reconocidos.

La filosofía última del estado del bienestar es precisamente que, aceptando la economía de mercado donde no se parte de una igualdad de condiciones, existan cauces normativos que impidan que poderes privados elimien derechos. La descausalización del despido destruye toda la poca apariencia que le quedaba a nuestra legislación. No solo la descausalización sino que también la propia facultad del auto-reconocimiento de improcedencia de los despidos  por parte de la empresa y la elección de la empresa de decidir, cuando un juez declara el despido como improcedente, si readmite al trabajador o le paga la indemnización destruyen esa apariencia de derecho creado para solventar las desigualdades entre el trabajador y la empresa. Como dice Baylos, el despido es la violencia del poder privado que priva del trabajo a una persona.

No es solo la reforma laboral el problema, es la tendencia que la impregna que lleva ya muchos años operando en la legislación. 

Han hablado de la reforma laboral y de la huelga también estos blogs:

- 29-S: Vaga General de la ciutadanía
- Esperanza Aguirre ha ampliado los recortes de Zapatero por lo tanto la Huelga General es también contra ella
- Universitat, professionals i artistes amb la Vaga General
- Dempeus signa el Manifest "29-S: Vaga General de la ciutadanía"
- IU pide a los almanseños su apoyo para la huelga general del día 29
- Manifest entitats contra la reforma laboral i les reformes socials
- Comença el mes de la Vaga General
- Preparant la Vaga General del 29-S
- La Huelga General del 29-S y su salida política
- la parte contratante (hermanos marx)
- Si perdemos ¿Qué les dirás a tus hijos?
- Comienza a rodar la convocatoría del 29 S
- 29-S Vaga General de la Ciutadania
- Ganaremos la huelga contra corriente
- Porqué haré huelga el día 29-S
- La Huelga General del 29-S es justa y necesaria, pero ¿Y después del 29-S qué?
- El 29 de Septiembre ¡Yo Voy!
- Contra el miedo y la resignación, ¡la juventud va a la huelga!
- http://blog.sindominio.net/blog/enchufe/laboral/2010/09/08/el_despido_como_libre_desistimiento_indemnizado
- http://angelsmcastells.nireblog.com/post/2010/09/08/blogs-en-apoyo-de-la-huelga-del-29-s