Si en los mediados y finales de los 90 la "ciudad marca" por excelencia -o al menos una de ellas- era Barcelona, estos últimos años está destacando Valencia por encima de todas. Via facebook he visto este curioso video en ingles promocional de valencia que no tien desperdicio:

y es que hoy más que nunca si las grandes ciudades quieren conseguir papeles destacados en la  economía global deben venderse a sí mismas como una marca y en eso Valencia toma ventaja. La visita del papa, la formula uno, la ciudad de las artes, el puerto y la copa america... Todo un dispendio que ha costado centenares de miles de millones de euros gastados en los más grandes arquitectos que hacen y deshacen a su antojo.

Valencia, como Barcelona, trata de vender un concepto de modernidad a golpe de monumentalismo y desarrollismo que asumen la centralidad urbana en detrimento de los habtiantes.

Bienvenidos a la nueva era de las ciudades habitadas por monumentos (y por supuesto eventos "sociales, deportivos y culturales")