La huelga del metro debe darnos mucho para pensar.

2,2 millone s de personas toman a diario el metro y los sindicatos han logrado paralizarlo. El caos es generalizado en todo madrid. En diversos medios de comunicación se relata como los 2,2 millones de usuarios han tratado de llegar a sus destinos, sean estos de trabajo, de estudios o para llegar a cualquier lugar.

Es impresionante como una ciudad como la de Madrid -esto sucedería en casi cualquier ciudad de tamaño mayor o similar- depende de una forma tan directa del transporte. El urbanismo promovido que ha separado cada vez los distintos espacios y usos genera unas ingentes necesidad de transportes. Acudir al trabajo, a estudiar o al ocio es cada día para muchas personas un largo proceso en el que se combinana diversos medios de transporte.

Nuestra apuesta por la vivienda en propiedad y la zonificación genera ciudades dependientes. No es un asunto de promover la bicicleta, los trayectos a pié o los transportes colectivos, es más bien construir la ciudad de forma que no sea necesario transportarse tanto. La movilidad no puede ser sostenible si no planteamos otro tipo de accesibilidad

Dicho esto, toda mi solidaridad con los trabajadores en Huelga.