Retroenlaces del artículo: móviles y paranoia.